Le Maire admite que el Estado francés perderá peso en la fusión de Renault y Fiat

El presidente de la firma francesa viaja a Japón a discutir la operación con Nissan

Imagen del nuevo modelo de Renault, el Arkana.
Imagen del nuevo modelo de Renault, el Arkana. REUTERS

El Gobierno francés ha insistido en que cualquier acuerdo entre Reanult y Fiat debe proteger los empleos, incluso aunque implique rebajar la participación del Estado francés en la nueva empresa, según apuntó el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, en una entervista televisiva este martes.

Según Le Maire, el Ejecutivo galo buscará varias garantías en la operación: proteger empleos en Francia, garantizar el peso francés en el consejo y asegurarse de que la nueva empresa sea líder en el desarrollo de baterías eléctricas. Además, el ministro ha pedido que cualquier pacto que se haga, sea "en el marco de la alianza".

El Estado francés tiene un 15% de Renault y una notable influencia en las decisiones estratégicas dentro del grupo. Según ha dicho el ministro, París estaría dispuesta a rebajar el peso en el accionariado hasta el 7,5%, bajo sus condiciones. "Le he dicho al presidente de Reanult muy claramente que los puestos de trabajo y las plantas industriales en Francia son la primera garantía en el inicio de estas negociaciones".

Renault y Fiat admitieron el lunes estar negociando una fusión entre iguales, operación que daría lugar al tercer grupo automovilístico del mundo, a propuesta de la empresa italiana. La operación, valorada en 35.000 millones de dólares,  llega cuando está en dudas la alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi, donde las ambiciones de una mayor integración chocaron con la detención del presidente de Nissan, Carlos Ghosn. En principio la propuesta de fusión con Fiat salvaguarda la alianza entre la marca francesa y la nipona.

Precisamente este martes el presidente de Renault, Jean Dominique-Senard ha viajado a Japón para asistir a una reunión periódica de la alianza. "Discutiré sobre lo que es bueno para Renault y Nissan", ha declarado escuetamente Senard a los periodistas poco después de aterrizar en el aeropuerto de Haneda, al sur de Tokio. En este sentido, Senard agregó que considera que "los últimos eventos son buenos para la alianza" y dijo estar seguro de que las dos empresas japonesas "tendrán bastantes ventajas por estas noticias".

La fusión de Renault daría a la enseña japonesa margen para la pretendida revisión de los términos de la alianza, que desde Tokio se consideran demasiado ventajosos para la firma gala. Renault, cuyo mayor accionista es el Estado francés con el 15% de las acciones, controla el 43% de Nissan, mientras que el grupo japonés tiene un 15% en el accionariado del fabricante francés, sin derechos de voto, y controla el 34% de Mitsubishi Motors.

Normas