La Fed paga 35.800 millones este año a la banca de EE UU por su exceso de liquidez

Funcas duda que el BCE relaje los tipos negativos en el corto plazo

Sede de la Reserva Federal en Washington
Sede de la Reserva Federal en Washington EFE

Los bancos estadounidenses están muy lejos del entorno de austeridad en el que se desenvuelven los bancos de la zona euro. La economía de EE UU logró zafarse de la recesión mucho antes que la europea –en paralelo a la devolución de las ayudas públicas de sus bancos– y los tipos de interés han subido ya a una banda de entre el 2,25% y el 2,5%, frente al encefalograma plano del precio del dinero en la zona euro.

Esta diferencia en los tipos de interés se refleja inevitablemente en el tratamiento de los excesos de liquidez. Así, mientras en la zona euro, el BCE penaliza con el 0,4% el dinero que la banca aparca en la denominada facilidad de depósito, lo que supone un pago en intereses de 7.500 millones de euros al año por parte de las entidades, la situación en EE UU es la opuesta. La Reserva Federal remunerará este año a los bancos estadounidenses con 40.000 millones de dólares (35.800 millones de euros) por su exceso de liquidez, según apuntan desde Funcas.

En un análisis realizado por Santiago Carbó y Francisco Rodríguez Fernández, los expertos consideran que “no parece que se vayan a producir cambios o medidas a corto plazo que ayuden a los bancos a elevar su rentabilidad”. Muestran así su reticencia a que el BCE vaya a aliviar de forma inminente el tipo negativo del 0,4% que aplica a la facilidad de depósito.

La institución sugirió que estudia medidas para mitigar el impacto de los tipos negativos –el tipo de referencia está en el 0% desde marzo de 2016– sobre la rentabilidad de la banca y la fórmula para hacerlo sería establecer tramos (tiering system) por los que parte del exceso de liquidez dejara de verse penalizada. Desde Funcas advierten que “un aumento del tipo de la facilidad de depósito puede dar una indicación errónea sobre la orientación futura de los tipos”, que el BCE ha adelantado se mantendrán sin cambios hasta al menos finales de este año.

Funcas añade que es “posible que el BCE no afloje la presión de la facilidad de depósitos hasta que no vea más claro un horizonte factible de elevación de tipos”. Y avisa de que Draghi tampoco podrá perder de vista a la Fed. Si el riesgo de recesión en EE UU aumenta y Powell reduce tipos, “la presión en el BCE para mantener los tipos de interés en sus niveles actuales será todavía mayor”.

Alemania, en la carrera por el BCE

Mario Draghi abandona la presidencia del BCE en noviembre de este año y Alemania está maniobrando para que le suceda el presidente del Budnesbank, Jens Weidmann, según publicaba ayer el Financial Times. Berlín teme quedarse sin influencia en los máximos puestos de la UE y que falle el plan de Angela Merkel de que Manfred Weber sea el presidente de la Comisión Europea.

Normas