Igualdad de género

Las empresas con mujeres directivas logran más beneficios

Impulsar la paridad en los altos mandos corporativos aumenta los rendimientos entre un 5% y un 20%, según la OIT

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín.
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín.

La presencia de mujeres en los cargos directivos no solo responde a un imperativo de igualdad sino que, además, va en el propio beneficio corporativo. Tres de cada cuatro empresas que han promovido a ejecutivas en los órganos de dirección registran un incremento de sus beneficios de entre el 5% y el 20%, según un informe publicado este miércoles por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), basado en encuestas a más de 13.000 empresas de 70 países distintos.

“Si bien esperábamos constatar una incidencia favorable de la diversidad de género en el éxito empresarial, los resultados del informe son muy elocuentes”, destaca la directora de la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT, Deborah France-Massin. “Su relevancia se pone claramente de manifiesto si se tienen en cuenta los esfuerzos que despliegan las empresas en otras esferas para lograr únicamente un 2% o 3% de aumento de su beneficio”, prosigue la experta.

La presencia de mujeres, ya no solo como empleadas sino como jefas, no reporta únicamente beneficios monetarios. Los resultados del estudio revelan además que el 57% de las compañías que han impulsado medidas de igualdad en los cargos de alta dirección consiguen atraer y retener mejor el talento, el 54% registra mejoras en materia de innovación, creatividad y reputación, y el 37% consigue evaluar más eficazmente la opinión de sus clientes.

El informe señala igualmente que se necesitan por lo menos un 30% de mujeres en puestos directivos para que su presencia redunde en beneficios empresariales, una cuota que no se cumple en el 60% de los casos. Además, en el 78% de las empresas encuestadas, el cargo de director ejecutivo lo ostenta un hombre.

Si bien la proporción de mujeres en puestos medios y altos en España es todavía baja y si sitúa en el 31% –por detrás de Suecia (39%), Noruega (38%) o Reino Unido (36%)–, cabe destacar que en los últimos años ha mejorado significativamente, ya que duplica la cifra de 2003 (16%), mientras que en el mismo periodo de tiempo, países como Alemania apenas han pasado de un 22% a un 28%.

Entre las principales razones que dificultad el acceso de las mujeres a los cargos más altos de la jerarquía empresarial, destacan, según la OIT, la cultural empresarial, que exige "disponibilidad en todo momento y en cualquier lugar", algo que las penaliza a ellas de forma "desproporcionada" por ser sobre quienes suelen recaer en mayor medidas las responsabilidades domésticas y familiares. Por ello, la OIT insta a emprender políticas que fomenten la conciliación laboral, tanto a través de horarios y jornadas flexibles, como en la equiparación de la baja por maternidad y paternidad. 

Normas