Beyond Meat, de ‘unicornio’ extraño a superéxito bursátil

La compañía casi triplica su precio en Bolsa desde su estreno. UBS descarta una burbuja en las salidas a Bolsa

Beyond Meat
Ethan Brown, fundador y consejero delegado de Beyond Meat. Reuters

Las hamburguesas veganas de Beyond Meat acumulan un alza de casi el 180% desde que salieron a Bolsa el pasado 2 de mayo. Lejos quedan ya los 25 dólares por acción a los que fijó su debut con los bancos colocadores: la compañía cerró ayer con un alza del 4,8%, superando los 69 dólares. Con todo, los niveles actuales están lejos de su máximo intradía, cuando llegó a superar los 85 dólares.A pesar de todo, la mejor salida a Bolsa del año en Estados Unidos es por ahora la de Shockwave Medical, que se anota un 240% desde el precio fijado para su debut, muy por encima del de la empresa soluciones de videoconferencias Zoom Video, que sube más del 100%. Este último, que cotiza sobre los 66 dólares ha recibido recomendaciones de las casas de análisis que ven potencial hasta los 90 dólares por acción, como la firma Piper Jaffray.

Pese a lo estratosférico de los números, desde UBS descartan que se esté formando una burbuja en las salidas a Bolsa. Si bien, sí reconocen que este mercado se está "calentando" sobre la base de sus futuros retornos. Por lo pronto, Impossible Foods, otra empresa estadounidense que fabrica hamburguesas a partir de materia prima vegetal, ha logrado 300 millones de dólares de financiación de cara a una futura salida a Bolsa. Una ronda de liquidez que le da una valoración de 2.000 millones de dólares.

Desde UBS aseguran además que la evolución de Beyond Meat confirma sus expectativas de que este será el año de las salidas a Bolsa de los denominados unicornios –empresas que superan los 1.000 millones de dólares de valoración–, pero reconocen que no esperan que muchas más compañías vayan a registrar alzas de triple dígito en su primer día.

Desde UBS llaman a la cautela y recuerdan que el primer test para estas empresas llegará en verano con la publicación de sus resultados trimestrales y en otoño. Será entonces, dicen, cuando además de ver la evolución de su cuenta de resultados venza el plazo de lock up (periodo de no disposición de acciones por parte de los accionistas de referencia) de seis meses. A partir de entonces, los accionistas originales podrán vender títulos de la compañía en Bolsa.

Una inversión volátil

Valores no aptos para inversores conservadores. El informe recuerda además que la volatilidad de este tipo de valores suele ser mucho mayor que la registrada por el S&P 500 e insisten en que cada compañía debe ser valorada por sus propios méritos, en especial, con un mercado como el actual. “Puede que no haya burbuja en el mercado de salidas a Bolsa”, afirma, “pero hay suficiente espuma para que las decisiones de inversión sean impulsadas más por el sentimiento que por el análisis fundamental, algo que por lo general no termina bien”, concluye el documento.

Normas