Tecnoadicción y tecnoestrés: nuevos daños colaterales del falso autónomo

Críticas a la dependencia de conexión y tecnología para realizar trabajos, tras el desarrollo de ciertas plataformas digitales.

falsos autónomos digitales

La figura del falso autónomo es un fraude a la Seguridad Social. Se trata de contar con trabajadores autónomos cuando, en realidad, deberían estar contratados por la empresa para la que desempeñan sus funciones. Si se obliga al profesional a darse de alta como autónomo, es este quien debe abonar sus propias cotizaciones a la Seguridad Social. Rebajando considerablemente los costes de contratación de la empresa, que es quien está cometiendo el fraude.

Pero, al margen de esto, la figura tiene consecuencias negativas para la salud del propio trabajador. Así se desprende de la información publicada por la Agencia EFE, que hace referencia a un artículo de la revista UGT en Catalunya, basándose en los datos del informe “El trabajo en la economía colaborativa y la prevención de riesgos laborales” realizado por la propia organización sindical. En concreto, se lanzan dos nuevos términos: la tecnoadicción y el tecnoestrés.

Plataformas tecnológicas y excesiva dependencia, según la agrupación sindical

La ansiedad y la depresión son algunos de los efectos de la imposibilidad de desconectar entre muchos de los profesionales por cuenta propia. Especialmente si dependen constantemente de una plataforma tecnológica que les sirve los trabajos que deben realizar, sin un orden o planificación preestablecida.

Según la mencionada publicación, las empresas que gestionan sus recursos desde aplicaciones o software provocan que los trabajadores estén obligados a permanecer constantemente conectados al trabajo. “El problema es mucho más profundo de lo que parece, ya que muchos de estos falsos autónomos acaban con problemas de tecnoadicción y tecnoestrés al querer cumplir todos los objetivos. En consecuencia, no dejan espacio para el ocio y el descanso. También algunos acaban sufriendo trastornos de ansiedad o depresión, por esta dependencia”, explican.

Precariedad

Para UGT Cataluña, esta conexión constante y los trastornos derivados de ella vienen por la “precaria situación que crean las empresas”. “Estos falsos autónomos se ven obligados a realizar una serie de microtareas que les llegan, generalmente, a través de una app y por orden de un algoritmo que ejerce de empresario y es quien organiza y adjudica los cometidos”, señalan desde la organización.

Según argumentan, este hecho causa que los falsos autónomos busquen superar a sus compañeros en el número de tareas y consigan subir en el algoritmo de la aplicación. “Al final lo que hacen para conseguirlo es completar jornadas laborales mucho más extensas de las habituales en otros trabajadores y por una cantidad de dinero inferior. Un claro ejemplo de ello son empresas de reparto”, añaden.

Normas