El país se ha empobrecido un 65% desde la llegada de Maduro

Las tasas de inflación, desempleo y el porcentaje de deuda sobre el PIB también se han multiplicado desde 2013

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Venezuela es uno de los países más pobres de Latinoamérica. Una situación que se ha agudizado en los últimos años por su colapso político, social y económico. Desde la llegada de Nicolás Maduro al Gobierno, en abril de 2013, la renta per cápita o el PIB por habitante ha pasado de 7.869,442 dólares a 2.724,166, según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Estas cifran resultan en un empobrecimiento del país del 65% en tan solo seis años. 

No obstante, ha sido en los últimos cuatro años cuando se ha desplomado la economía del país, con una caída del 74% desde 2015. De hecho, anteriormente, entre 2013 y 2015, el PIB por habitante creció un 34%.

La situación no muestra posibilidades de mejora, pero sí de estabilización. Aunque para este año, el FMI adelanta una contracción del PIB del 25%, a lo largo del próximo lustro, estos recortes serán de entre el 10% y el 5% anual.

No ocurre lo mismo con la inflación, que seguirá disparada en el 10.000.000% en los próximos ejercicios. El aumento de los precios se ha disparado desde 2013, cuando las tasas de crecimiento anual eran del 38,525%. 

El resto de datos económicos también son negativos. La tasa de paro ha pasado de un 7,47% en 2013 a un previsión de que alcance el 44,3% este año y siga al alza en el próximo lustro, hasta alcanzar un 56% en 2024. Por otra parte, el porcentaje de la deuda sobre el PIB también ha crecido en los últimos seis años, desde el 72,2% hasta el 214,5% estimado para 2019, y podría llegar a rozar el 275% en 2023.

No obstante, todos estos datos hay que tomarlos con reservas. El caos monetario que vive el país, la falta de datos fiables y la negativa del Gobierno a colaborar con el FMI provocan una especie de apagón estadístico.

A esto se suma el golpe de Estado dado hoy por Juan Guaidó -reconocido como presidente del país por la Asamblea Nacional y más de 50 naciones- que eleva el nivel de incertidumbre sobre Estado latinoamericano y su economía. Tras liberar del arresto domiciliario en que se encontraba desde 2014 el dirigente opositor venezolano Leopoldo López, Guaidó ha llamado a los militares y al pueblo a tomar "las calles de Venezuela". Desde el lado de Maduro, el ministro de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, ha publicado en su cuenta de Twitter que están "enfrentando y desactivando a un reducido grupo de efectivos militares traidores que se posicionaron en el Distribuidor Altamira para promover un Golpe de Estado contra la Constitución y la paz de la República".

Normas