El expresidente de Volkswagen Martin Winterkorn acusado de estafa por el escándalo del diésel

La acusación de la fiscalía alemana se suma a los cargos de conspiración de la estadounidense

El expresidente de Volkswagen Martin Winterkorn acusado de estafa por el escándalo del diésel
Reuters

Cuatro años después de que el escándalo por la manipulación de las emisiones en motores diésel en Volkswagen saliera a la luz, el cerco judicial sobre su entonces presidente, Martin Winterkorn, se va estrechando cada vez más.

El nuevo golpe para el expresidente de la compañía lo ha dado la fiscalía alemana de Braunschweig, que ha abierto hoy un sumario contra Winterkorn y otros cuatro ejecutivos por presunta estafa agravada y por haber vulnerado las leyes contra la competencia desleal. La fiscalía considera que Winterkorn incumplió su especial responsabilidad como presidente de la empresa al no actuar después de que quedara claro en mayo de 2014 que los motores diésel habían sido manipulados,  más de un año antes de que el escándalo saliera a la luz en septiembre de 2015.

En lugar de informar sobre lo que estaba pasando con los motores diésel, en noviembre de 2014 Volkswagen desarrolló, bajo la responsabilidad y el conocimiento de Winterkorn, un software valorado en 23 millones de euros cuya misión era la de detectar que se estaba realizando un test de emisiones y trucar la potencia del coche para que arrojara menos contaminantes de los que en realidad el vehículo emitía. 

La acusación de la fiscalía alemana incluye también los cargos de malversación, evasión fiscal y falsedad de documentos, para un periodo estimado entre noviembre de 2006 y septiembre de 2015. Según indica la fiscalía alemana, los acusados que hacen frente a los cargos de estafa agravada se enfrentan a hasta 10 años de prisión.

Esta no es la primera ocasión en la que Winterkorn hace frente a acusaciones por su papel durante el escándalo del diésel. Hace un año, Estados Unidos presentó una acusación criminal contra el expresidente culpándolo de conspiración y de ser el responsable directo de los intentos materializados por otros empleados de Volkswagen para engañar a las autoridades sobre las emisiones reales de los motores diésel.

Por otro lado la SEC, el supervisor de los mercados de Estados Unidos, también demandó el mes pasado a Winterkorn por fraude masivo argumentando que los inversores estadounidenses fueron informados demasiado tarde del escándalo de las emisiones del diésel.

Normas