PRODUCTOS FINANCIEROS

Unit linked: invertir en un seguro de vida con riesgo

Invertir para rentabilizar nuestro dinero en el largo plazo

Unit linked: invertir en un seguro de vida con riesgo

Planes de pensiones, fondos de inversión, unit linked, PIAS, seguros colectivos, etc. En la actualidad, decantarnos por un determinado producto de inversión, a priori, no es tarea sencilla. La oferta se multiplica y muchas veces el componente emocional del inversor juega un papel crucial.

La crisis financiera, sin duda, ha pasado factura a la forma en la que percibimos el ahorro y la inversión. Si bien es cierto que los españoles cada vez apostamos más por el riesgo en nuestras inversiones, el perfil, por lo general, sigue siendo conservador. Y a esto hay que sumarle el entorno de tipos bajos y un mal año en bolsa -aunque las pérdidas de 2018 prácticamente se han recuperado en el primer trimestre de 2019-. Todos estos ingredientes están haciendo que miremos hacia otros productos de inversión, que nos preocupemos más por la inversión a largo plazo y que vuelvan a ponerse algunas inversiones que habían quedado a un lado.

Tendencia inversora

En los últimos meses, las aseguradas están apostando fuerte por un producto financiero que hace casi una década cosechó muchos seguidores: el unit linked.

Se trata de un producto financiero que está pensando para canalizar el ahorro en el largo plazo bajo la modalidad de un seguro de vida ahorro, en el que el tomador del seguro asume todo el riesgo de la inversión porque elige en qué activos financieros quiere invertir de los que estipulan en la póliza. Por ello, el unit linked se concibe como una mezcla entre seguro de vida y fondo de inversión, ya que, en realidad, se trata de una inversión en una cesta de fondos, acciones o bonos, bajo la estructura de un seguro de vida.

En la actualidad, casi 600.000 personas poseen un unit linked en nuestro país, casi la mitad de los que lo tenían contratado en el año 2011. Tras años de salidas, en 2017 los unit linked vivieron entradas de dinero, aunque lejos del crecimiento de otros productos financieros, como los planes de ahorro 5 y los PIAS.

Según datos de Inverco y el Banco de España, en 2018 la inversión en seguros de vida ahorro supuso el 11% del total de los activos financieros de los hogares españoles, mientras que los fondos de pensiones representaron el 5,4%. La inversión en IIC fue del 14%, frente al 38% que representaron los depósitos y el 25% de la inversión directa, una radiografía que muestra cómo se distribuye la inversión en nuestro país.

¿Me interesa un unit linked?

Con el unit linked invertimos para el largo plazo teniendo un seguro de vida. La principal diferencia con los seguros tradicionales es que no hay un interés mínimo garantizado, sino que la rentabilidad que obtiene el tomador está ligada siempre a la evolución que tengan los fondos de inversión o cesta de fondos que elija.

En el unit linked el tomador del seguro suscribe la póliza y paga la prima. Aquí hay que saber que la parte del seguro de vida en realidad es muy reducida porque de las cantidades que aporta el tomador, una parte limitada va dirigida a sufragar la cobertura de vida, mientras que el resto es lo que se invierte (aunque todo siempre varía en función de lo que desglose en la póliza la compañía de seguros).

Una de las principales ventajas de este producto es que dispone de liquidez inmediata. El ahorro acumulado se puede rescatar, de forma total o parcial, por decisión propia del tomador, que tendrá que tributar por las ganancias generadas en el IRPF como rendimientos de capital mobiliario, es decir, en la parte barata del impuesto, a un tipo de entre el 19 y el 23%.

Por otro lado, al contratar el unit linked se puede decidir quién es el beneficiario del seguro. Así, si el asegurado fallece, el beneficiario recibe el ahorro cumulado más el capital asegurado por el seguro en caso de fallecimiento. En este caso el beneficiario deberá tributar por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Normas