Operaciones

Los fondos Lone Star y Apollo se interesan por el 100% de Ferrovial Servicios

Ocho firmas se plantean pujar por alguna de las partes de la filial; la junta de accionistas dará luz verde hoy a la operación

Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial, y el presidente del grupo, Rafael del Pino Calvo-Sotelo.
Íñigo Meirás, consejero delegado de Ferrovial, y el presidente del grupo, Rafael del Pino Calvo-Sotelo.

La operación española del año para el capital riesgo calienta motores: la venta de Ferrovial Servicios. Goldman Sachs ya le ha tomado el pulso al mercado, tras haber distribuido el teaser (el documento orientativo) hace unas semanas y hará lo propio con el libro de venta detallado, elaborado por Goldman Sachs, que coordinará la operación, en los próximos días. Aun se mantienen sobre la mesa tanto las opciones de una venta en su totalidad o su troceo. Todo ello con la misión de que el grupo que preside Rafael del Pino se embolse unos 3.000 millones.

Por el momento, los inversores interesados optan en mayor medida por adquirir una parte del negocio, pese a que el propio presidente afirmó en la conferencia con analistas para explicar los resultados de 2018, celebrada el pasado 28 de febrero, que prefería la venta en un solo bloque. Cierto que Del Pino también dejó la puerta a una venta por partes: “El principal criterio será optimizar el valor”, sentenció entonces.

Según señalan fuentes financieras a CincoDías, tan solo dos gestoras de fondos de capital riesgo –los gigantes estadounidenses Lone Star y Apollo– se han interesado hasta el momento por adquirir el 100% de la filial. Su intención, sin embargo, es pagar un precio inferior a los 3.000 millones de euros de tasación preliminar. Desde Ferrovial y Lone Star han declinado hacer comentarios.

“Las ofertas por el todo no serán especialmente rumbosas, y Ferrovial tendrá que elegir entre lograr una venta rápida que le dejará, con todo, interesantes beneficios u optar por el troceo y exprimir el activo hasta el último euro”, indica un banquero de inversión.

FERROVIAL 22,68 0,84%

Las cifras de un gigante en venta

Resultados. La división de servicios de Ferrovial alcanzó en 2018 un total de 6.785 millones de euros, con una cartera de proyectos valorada en 19.411 millones. El resultado bruto de explotación se situó en los 136 millones, afectado por las provisiones por su contrato con el Ayuntamiento de Birmingham. Ferrovial ha catalogado toda su sección de servicios como una unidad disponible para la venta. Esto le obligó a actualizar su valor en libros y reconocer unas minusvalías de 774 millones. Fueron las responsables de que la empresa volviese a pérdidas en 2018 y registrara unos números rojos de 447 millones. La matriz cobró 131 millones en dividendos por Servicios.

División. La parte española facturó 1.950 millones y obtuvo un resultado de 202 millones, un 2,7% más que en el año anterior, gracias a una cartera de proyectos valorada en 4.670 millones. Pese a los problemas en Birmingham, Amey (la filial de Ferrovial en Reino Unido) es la mayor de las tres con 2.600 millones en ventas y una cartera de 9.251 millones. Las cifras de Australia registraron en 2018 un fuerte descenso, derivado del fin de varios contratos.

Las opciones para una venta troceada se multiplican. Por el momento, los Del Pino tienen sobre la mesa muestras de interés de los grandes del capital riesgo por esta fórmula. Destacan las de EQT, Triton Capital, Advent, Pai que se suman a las de Blackstone, KKR y Carlyle, si bien los aproximamientos de estos tres últimos son más inconcretos. Fuentes financieras señalan que Asterion, el fondo impulsado por el exdirectivo de KKR Jesús Olmos, que aspira a contar con 850 millones de euros en junio, también entrará en la subasta junto con un socio. Un portavoz de esta firma ha declinado hacer comentarios.

Más relegados se han quedado los compradores industriales. Entre ellos aparecen con singular apetito grupos chinos, tras la compra de Urbaser en 2016 por China Tianying (CNTY) por 1.400 millones. Este mismo grupo se interesó en un primer momento por Ferrovial Servicios, pero finalmente ha decidido dejar a un lado este proceso. Lo qué sí tiene claro Ferrovial en este momento es la forma de dividir Servicios si finalmente se decide por una venta en trozos. En principio, la preferencia es hacer una división geográfica y realizar tres paquetes: el negocio en el Reino Unido, el de Australia y el de España, del que cuelgan el resto de geografías (EE UU, Canadá y Polonia).

Las fuentes consultadas coinciden en señalar que esta última parte es la más fácil de vender. La filial australiana y neozelandesa, Broadspectrum, vendió sus negocios relacionados con centros de internamiento, lo que redujo sus ingresos en 323 millones en 2018 frente a 2017. Los problemas con la pata de Reino Unido vienen derivados de las sombras sobre el Brexit y las demandas pendientes con las autoridades del país.

En cualquier caso, y antes de que el proceso arranque oficialmente, la junta de accionistas de Ferrovial debe dar hoy luz verde a la operación. La compañía justifica la operación en la necesidad de obtener los fondos necesarios para enfocarse en la promoción y gestión de las infraestructuras de transporte. Matiza, que el proceso se encuentra en una fase inicial.

Ferrovial explica que en función de variables, como la evolución del mercado, el interés de los potenciales compradores o la suficiencia del precio ofrecido, “la desinversión (...) podría comprender la totalidad o parte de los activos que integran la división e instrumentarse a través de distintos negocios jurídicos, que podrían abarcar la actividad en un determinado país o un concreto segmento de negocio (por ejemplo, medioambiente)”.

Normas