Renfe busca hoy luz verde del consejo para la licitación de más de 2.000 millones en trenes

El encargo de 211 unidades de alta capacidad se partirá en un mínimo de dos lotes

Decenas de viajeros junto a un tren de Cercanías en los andenes de la estación madrilela de Atocha.
Decenas de viajeros junto a un tren de Cercanías en los andenes de la estación madrilela de Atocha.

El operador ferroviario Renfe va adelante con el histórico pedido de 211 trenes de gran capacidad para modernizar la flota de Cercanías, principalmente en Madrid y Barcelona.

El presidente, Isaías Táboas, llevará esta licitación al consejo de administración previsto para esta tarde, cumpliendo el punto principal del plan de material rodante. Con el adelanto electoral sobre la mesa, Renfe ya ha licitado 37 trenes de ancho métrico para la red de vía estrecha (antigua FEVE) y 40 cabezas motrices que reforzarán las distintas líneas de AVE.

Todo apunta a que el nuevo pedido, que fuentes de toda solvencia valoran entre 1.700 y 2.000 millones de euros, será fragmentado en un mínimo de dos lotes ante la imposibilidad de que una sola planta atienda tal volumen de trabajo en el corto y medio plazo. Además, se trata de no depender de un solo fabricante e incluso de ampliar las posibilidades de contratación a todo un sector que lleva 12 años sin pedidos para las cercanías.

Se espera a Talgo, CAF, Alstom, Bombardier, Siemens o Stadler en la pugna por los contratos

El último informe de la CNMC referente a los servicios de transporte de pasajeros sostiene, por contra, que el modelo seguido por la aviación, con la concentración de las adquisiciones en pocos modelos y un fabricante prácticamente en exclusiva, permite ahorros tanto en los pedidos como en la formación del personal y el mantenimiento.

Se espera en la línea de salida a los principales productores con presencia en España: CAF, Talgo, Alstom, Siemens, Stadler y Bombardier. En los pliegos se primará la capacidad y la eficiencia energética, y se exigirán plena accesibilidad y equipos de ayuda para la conducción automática, entre otros avances.

Cercanías ofrece servicio al 80% del total de viajeros de Renfe y sus trenes superan, en no pocos casos, los 30 años de antigüedad. Solo en Madrid la compañía dependiente de Fomento opera con 277 unidades, cuya edad media está por encima de los 25 años.

El programa de renovación del material rodante de Renfe, con un presupuesto total de 3.000 millones de euros, supondrá la renovación del 50% del parque de 773 trenes dedicados a los servicios públicos.

Los pliegos primarán capacidad y eficiencia, además de la accesibilidad y la tecnología de conducción automática

La entidad ya adquirió 289 unidades para Cercanías y servicios de media distancia entre 2005 y finales de 2007, lo que supuso la renovación del 30% de la flota con una inversión de 2.000 millones. Posteriormente, la crisis hizo que se congelara cualquier intención de compra más allá de los trenes de alta velocidad pedidos entre 2016 y 2017 a Talgo.

A partir de esta nueva licitación, Renfe deberá aprobar aún la salida a concurso de 43 trenes de media distancia híbridos y el encargo de 39 unidades de media distancia eléctricos. El primer lote, dedicado a cubrir necesidades como la modernización del servicio en Extremadura, buscará luz verde en abril. Y el último de los pedidos se prevé a lo largo del mes de junio.

Desligadas de la necesidad de pasar por el Consejo de Ministros, y con financiación ya prevista en el acuerdo marco entre Renfe y el Estado, la adquisición de material rodante parece a salvo de cualquier cambio político que salga de las urnas el próximo 28 de abril. Con todo, en el sector ferroviario se espera la confirmación de esta licitación para Cercanías, con más de la mitad del presupuesto en trenes aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez.

 

Normas