Nissan planea recortar entre 400 y 500 empleos en su planta de Barcelona

El recorte se haría con jubilaciones y bajas incentivadas. La dirección negocia con las administraciones para asegurar el futuro de la fábrica

Nissan Barcelona
Dos empleados trabajando en la planta de Nissan en Barcelona. Reuters

Los trabajadores de Nissan en Barcelona siguen acumulando malas noticias. Según informó La Vanguardia este viernes, la dirección de la factoría catalana le comunicó su intención a los sindicatos de recortar entre 400 y 500 empleos. La compañía quiere reducir gastos en una fábrica que lleva varios años muy por debajo de su capacidad productiva (está al 38%).

La planta, para la que no hay anuncios de producción de nuevos modelos en el horizonte, actualmente ensambla tres pick ups: la Navara, la Alaskan (Renault) y la Clase X (Mercedes); y la furgoneta NV-200 eléctrica. De esta última, la fábrica dejará de hacer la versión de combustión en verano, que supone casi una cuarta parte de las 88.000 unidades que ensambló en 2018.

Este reducción de plantilla se llevaría a cabo a través de jubilaciones y salidas incentivadas. Fuentes sindicales, consultadas por Efe, expresaron su temor por una eventual intención de la empresa de imponer unas condiciones económicas para las prejubilaciones inferiores a las que se aplican ahora mismo, y han alertado de que la representación de los trabajadores rechazaría un plan que apuntara en esa dirección.

El martes la dirección de la planta tiene previsto hacer anuncios en relación al futuro de la factoría y para ello harán una rueda de prensa a la que asistirán el responsable de fabricación de la alianza Renault-Nissan, José Vicente de los Mozos, junto con el consejero director general de Nissan Motor Ibérica, Genís Alonso.

Una de las principales preocupaciones de los sindicatos es la planta de pintura actual. Hay dos posibles caminos para ella. La primera sería una remodelación de la misma que demandaría una inversión de entre 10 y 15 millones de euros. Otra opción sería construir una nueva planta que conllevaría un coste de entre 60 y 70 millones. Esta última es la opción que quieren los sindicatos, ya que a su entender significaría que Nissan tiene intención de que la planta siguiese en funcionamiento en el largo plazo. La primera de las opciones, la remodelación, daría una vida útil extra a la fábrica barcelonesa de unos 10 años, según sindicatos.

La compañía se encuentra actualmente en negociaciones con las administraciones locales, de las que espera apoyo y ayudas económicas. En estos momentos, la opción que más posibilidades tiene, es que se construya una nueva planta de pintura, según dijeron fuentes del sector a CincoDías.

Ya en enero pasado, cuando se conoció que la planta dejaría de producir la NV200 de combustión, la consejera de Empresa, Angels Chacón, se comprometió con los sindicatos a ayudar a la planta, en caso de que Nissan finalmente decidiese apostar por el futuro de la factoría. Por otro lado, este miércoles, Nissan anunció que invertirá 10 millones para producir una nueva caja de cambios en la planta a partir de abril.

Temor por las condiciones de las prejubilaciones

Cuidar el 90% de sueldo. El representante de la sección sindical de Sigen-Usoc en la Zona Franca, Enrique Saludas, expresó su temor a Efe, sobre la posibilidad de que la empresa intente imponer unas condiciones económicas para las prejubilaciones peores a las actuales y que garantizan a los prejubilados un 90% de su sueldo actual. El responsable de la principal fuerza sindical en la planta señaló de que la representación de los trabajadores rechazaría un plan que apuntara en esta dirección.

Normas