La planta de Nissan en Barcelona dejará de producir la furgoneta NV200 de combustión en verano

Los sindicatos temen una caída “sensible” de la producción este año

Trabajadores de Nissan en la planta de la Zona Franca de Barcelona.
Trabajadores de Nissan en la planta de la Zona Franca de Barcelona. Reuters

Los trabajadores de Nissan en Barcelona no ven claro el futuro de la fábrica de coches en Zona Franca. La empresa japonesa ha anunciado este viernes que la factoría dejará de producir la furgoneta NV200 en verano. Este vehículo supone entre 15.000 y 20.000 unidades para la planta, lo que representa casi una cuarta parte para una factoría que en 2018 produjo 88.000 coches. “Era una noticia que esperábamos hace meses. El año que viene (tienen en cuenta el ejercicio fiscal japonés que va del 1 de abril al 31 de marzo) la producción será sensiblemente más baja”, dice a Cinco Días Miguel Ángel Boiza, portavoz de CCOO en la planta. Fuentes del sector prevén un 2019 “complicado” para la factoría, que, a pesar del mal momento, “tiene un buen enfoque”, sobre todo en movilidad eléctrica.

En sindicatos aseguran que la empresa les dijo que la fabricación de la NV200 eléctrica iba a compensar la pérdida de unidades que suponía dejar de hacer su versión de combustión. “Ni doblando la producción de la eléctrica lo conseguiríamos”, dicen en el sector. El año pasado, la planta fabricó en torno a 9.000 unidades de la NV200 eléctrica y este año esperan llegar a unas 18.000. “Hace falta un modelo de volumen”, añaden las mismas fuentes. En principio, el plan de la empresa era que ese coche “de volumen” fuese el Pulsar, del que la firma esperaba producir unos 80.000 coches al año, según CCOO. El Pulsar fue un fracaso en Europa (en España sus ventas fueron bien) y la planta catalana ya no lo hace.

“Con las administraciones y los consumidores cada vez más comprometidos con la movilidad de cero emisiones y en un momento de sustancial crecimiento del comercio electrónico, la furgoneta e-NV200 ofrece la solución perfecta de cero emisiones para la entrega de la última milla”, ha dicho este viernes el vicepresidente de Ventas y Marketing de Nissan Europa, Ken Ramírez.

Los sindicatos consideran que una buena señal por parte de la matriz sería que Nissan decidiera hacer una nueva planta de pintura, que demandaría una inversión de en torno a 60 o 70 millones de euros. Otra posibilidad sería que se adaptara la actual, que costaría entre 10 y 15 millones, pero eso supondría que la fábrica tuviese una vida de unos diez años más, explican en CCOO. “Lo que nos daría tranquilidad es que Nissan decidiese hacer una nueva, porque eso significa que apuestan por el futuro de la factoría”, añade Boiza.

Reuniones con el Gobierno catalán

Ayudas a la planta. Los comités de empresa de Nissan en Zona Franca y en Montcada (planta de estampación de carrocerías) se reunieron con el Gobierno catalán para explicarles la situación. La consejera de Empresa Angels Chacón se comprometió con sindicatos a ayudar a la planta, en caso de que Nissan decidiese invertir en la fábrica para asegurar su actividad en el futuro.

Normas