Gestores o gestoras, ¿influye en el éxito?

Los equipos mixtos son los que mejores rentabilidades ofrecen

Como hace poco celebramos el Día Internacional de la Mujer, he querido dedicar esta tribuna a las mujeres que gestionan fondos y también a las asesoras financieras.

La primera pregunta que me hizo un periodista que estaba investigando sobre mujeres gestoras con motivo del 8 de marzo fue muy directa: ¿gestionan mejor las mujeres que los hombres? Luego siguió matizando: ¿son sus fondos más rentables o más seguros? Según dos fuentes diferentes, Morningstar Direct y Citywire, solo uno de cada diez gestores de fondos es mujer. Y lo que es más impactante, acorde a un estudio de Citywire, en 2017 el patrimonio en fondos gestionado por mujeres solo suponía el 0,4% del total. Por tanto, si las mujeres gestionaran mejor, pocos inversores se benefician de su éxito. ¿Lo hacen mejor las mujeres?, ¿se están perdiendo un mejor resultado los inversores por confiar su dinero mayoritariamente a hombres?

Según las investigaciones de Citywire publicadas en un estudio llamado Alpha Female 2018, los equipos de gestión formados solo por mujeres tienden a asumir menos riesgos que los que están compuestos solo por hombres y, en los últimos tres años, han obtenido una rentabilidad menor.

Aunque el número de fondos gestionados por mujeres o equipos femeninos ha crecido hasta representar casi el 7% en 2017, con datos de Citywire, en 2015 era tan solo del 2,5%, según Morningstar Direct. Por lo tanto, la muestra, y sobre todo el periodo de tiempo del estudio, no es suficiente como para obtener resultados significativos ni concluyentes sobre si el género influye realmente a la hora de obtener diferentes rendimientos en la gestión. Algunas gestoras que conozco bien, como Birgitte Olsen o Lola Solana, se sorpren­den con el prejuicio de que las mujeres somos más conservadoras. Por supuesto que a ellas este adjetivo no les representa ya que se han atrevido, con gran éxito, con uno de los activos más volátiles: pequeñas compañías europeas y además no tienen miedo para alejarse del índice, en general para bien.

En contraposición con las cifras anteriores, está el porcentaje de fondos gestionados por un solo gestor masculino: más del 50% de la base de datos que sigue Citywire. Además subrayar que el patrimonio gestionado por esos fondos supone más del 30% del total estudiado. Sin más datos, no me atrevo a dar ninguna opinión; es más bien una observación: se apoyarán en un equipo, ¿o no?

El estudio concluye que los equipos mixtos son los que mejor rentabilidad obtienen y encima asumiendo un riesgo menor, por lo que anima a las entidades financieras a constituir equipos mixtos para mejorar el resultado. Es un gran avance que se empiece a medir la aportación de la diversidad de género y a priori suena fantástico que los equipos mixtos sean los mejores. Pero la limitación de la población del estudio (los equipos mixtos son menos del 20% del total a pesar de haber crecido un 25% desde 2016) hace que no debamos aceptar ninguna teoría como definitiva, todavía.

El estudio de Morningstar se centraba en el mercado americano de fondos mientras que el de Citywire es global, lo que permitía ver las diferencias por países. España aparece con el porcentaje más alto de fondos registrados gestionados por mujeres, pero no significa que sean españolas las responsables porque son fondos registrados, es decir, que pueden ser comercializados. También incluye a gestoras como Birgitte Olson, que es noruega y trabaja para una gestora suiza.

Para ser más precisos con la valoración concreta en nuestro país, con la ayuda de Beatriz Hernández y Fernando Sedano, hemos tratado todos los datos de gestores de fondos españoles (domiciliados en España) que aparecen en Morningstar Direct. Es verdad que el estudio no es perfecto porque había bastantes fondos donde no se especificaba nombre alguno de gestor y no pudimos tratarlos. Sin embargo, la muestra con detalle del equipo gestor supera los 1.200 fondos. Todos los gestores son españoles y están afincados en España. Y, aunque todavía lejos de la igualdad, la conclusión de nuestro trabajo muestra que el porcentaje de fondos gestionados por mujeres o equipos femeninos supera el 20%. Y la mejor noticia es que el patrimonio en fondos gestionados por mujeres supone casi el 30% y si agregamos el gestionado por equipos mixtos, es más de la mitad. Son datos que a mí, personalmente, me generan ilusión.

He dejado para el final mis reflexiones sobre las mujeres y el asesoramiento financiero. Una cosa que me sorprende es que, a mi entidad, donde solemos contratar a gente joven en el inicio de su carrera profesional para que aprendan a asesorar con nuestra filosofía en particular, llegan muchos más currículum de hombres que de mujeres. Sin embargo, las mujeres que trabajan como asesoras lo hacen fenomenal, igual que los hombres, sin nada que envidiar. Comentando el tema con una amiga médica, me dijo que a ella no le sorprendía porque en países con un gran avance en igualdad (teóricamente pueden elegir ser lo que les dé la gana de ser), como los nórdicos, se había visto que las mujeres preferían las ciencias sociales a las ciencias puras. Fenomenal, dije yo, pero es que el asesoramiento financiero es una ciencia social porque la psicología afecta de manera significativa a la rentabilidad final de un inversor. Igual es una cuestión de error de percepción, todavía la gente no sabe cuál es la verdadera misión de un asesor.

 Marta Díaz-Bajo es directora de análisis de fondos de Atl Capital

 

Normas