Renta fija

Draghi da un respiro al Ibex que debe refinanciar deuda por 51.600 millones antes de 2021

Los bancos del selectivo afrontan vencimientos por 39.500 millones

Draghi da un respiro al Ibex que debe refinanciar deuda por 51.600 millones antes de 2021 pulsa en la foto

La subida de tipos de interés en la zona euro tendrá que esperar. La pasada reunión del BCE estuvo cargada de novedades. A la rebaja de las previsiones y el anuncio de una nueva inyección de liquidez para la banca, Mario Draghi añadió un aplazamiento de la subida del precio del dinero.

El retraso en el proceso de normalización monetaria esconde tras de sí un empeoramiento de la economía en la región. Aunque el panorama no resulta alentador, algunos prefieren ver el vaso medio lleno. Con el precio del dinero en mínimos históricos, las empresas y entidades financieras seguirán contando con margen para mantener bajo control los costes de financiación. Esto supone un balón de oxígeno para las refinanciaciones de los próximos meses.

Solo en el Ibex 35 las compañías y entidades financieras afrontan vencimientos por importe de 51.643 millones de euros hasta 2021. Esta cifra equivale al 33,2% de la deuda neta de las firmas del selectivo al cierre de 2018, periodo en el que el apalancamiento de las grandes cotizadas alcanzó los 155.446 millones, su cifra más baja en 13 años.

Los mayores vencimientos corresponden a la banca. Entre los seis bancos que integran el índice de referencia de la Bolsa el importe a refinanciar en los próximos 21 meses asciende a 39.461 millones. Por encima de todos destaca Santander con vencimientos de hasta 12.267 millones, el 23,8% del total a refinanciar en los próximos dos años. Le siguen Sabadell con 8.761 millones; CaixaBank con cerca de 7.556 millones, y BBVA con 5.976 millones. En el vagón de cola ya no solo de la banca sino del Ibex 35 se situarían Bankia (2.901 millones) y Bankinter (2.000 millones). Es decir, las entidades deberán seguir apelando al mercado en busca de fondos.

A los vencimientos se suma una derivada más, que sitúa al sector bancario como uno de los más activos en el mercado de capitales. Los bancos continuarán emitiendo deuda para cumplir con las exigencias de MREL que establece un volumen mínimo de instrumentos susceptibles de absorber pérdidas en caso de resolución. Según cálculos de Analistas Financieros Internacionales (Afi) las entidades deberán efectuar emisiones de entre 45.000 y 72.000 millones de euros para cumplir con las exigencias.

La banca lleva reclamando desde hace años el fin de los tipos cero para impulsar la recuperación de sus márgenes y dar un empujón a la cuenta de resultados. Sin embargo, un nuevo retraso en el alza de las tasas en esta ocasión les ayudará a seguir disfrutando de unos costes y primas de emisión muy bajos, lo que servirá de gasolina para acelerar las emisiones. En lo que va de 2019, las entidades del Ibex 35 han efectuado colocaciones por importe de 5.700 millones (en este cómputo se incluyen los bonos vendidos por la financiera del Santander). Fuera del Ibex, Abanca ha aprovechado el buen momento que vive el mercado de deuda para vender 350 millones de euros en bonos subordinados, operación que le ha permitido elevar su ratio de capital al 16,9%.

Junto a las entidades financieras, Telefónica es la otra compañía que más partido saca del actual entorno de tipos. La teleco deberá afronta vencimientos por valor de 9.024 millones hasta 2021. La operadora, inmersa en un proceso de reducción y abaratamiento de su pasivo, está aprovechando cada hueco que encuentra en el mercado para emitir a precios muy bajos. En este inicio de año está siendo especialmente activa y hasta el momento ha efectuado emisiones por valor de 4.300 millones de euros. Solo la semana pasada Telefónica vendió 2.300 millones: 1.300 millones de los cuales se destinaron a la refinanciación de bonos híbridos y los 1.000 millones restantes a la venta de bonos sénior a 10 años.

La subida de tipos queda en el aire

Las previsiones del BCE comienzan a ajustarse a las estimaciones del mercado. En el comunicado de prensa que siguió a la reunión del consejo de gobierno, la institución apuntó a finales de 2019 como el momento oportuno para proceder a la subida de tipos. Hasta el momento, la institución tenía previsto elevar las tasas a la vuelta del verano. Es decir, las nuevas estimaciones que baraja el organismo vienen a corroborar una idea que lleva circulando en el mercado desde hace meses. Y no es otra que el hecho de que Mario Draghi dejará su cargo al frente del BCE sin haber tocado el precio del dinero, que lleva en el 0% desde marzo de 2016.

Algunos miembros de la institución se muestran aún más pesimistas con el futuro de la zona euro y dejan para marzo de 2020 el alza de los tipos. Una tesis que defiende el economista jefe Goldman Sachs, Jan Hatzius.

Normas