Sáenz de Santamaría se incorpora a Cuatrecasas como nueva socia de mercantil

Su remuneración, según fuentes del sector, no bajará de los 150.000 euros anuales

De izquierda a derecha: Rafael Fontana, presidente ejecutivo de Cuatrecasas; Soraya Sáenz de Santamaría, y Jorge Badía, director general de la firma.
De izquierda a derecha: Rafael Fontana, presidente ejecutivo de Cuatrecasas; Soraya Sáenz de Santamaría, y Jorge Badía, director general de la firma.

El bufete Cuatrecasas anunció ayer el fichaje de Soraya Sáenz de Santamaría como nueva socia de mercantil y miembro de su consejo de administración. La exvicepresidenta del Gobierno se incorpora así al sector privado seis meses después de abandonar la política, tras perder las primarias del PP contra Pablo Casado. Sáenz de Santamaría es licenciada en Derecho por la Universidad de Valladolid y abogada del Estado en excedencia.

El anuncio de la contratación pone fin a un mes de especulaciones en torno a la firma que dirige, como presidente ejecutivo, Rafael Fontana, la segunda más grande del país por facturación. En el sector se daba por hecho un gran movimiento en el seno del bufete, rumores que, no obstante, no han amortiguado en absoluto el impacto de la noticia.

Desde su nuevo despacho situado en la calle Almagro de Madrid, Santamaría liderará la práctica de corporate governance y compliance de Cuatrecasas, área destinada a asesorar a empresas sobre cumplimiento normativo y gestión de riesgos. "Coordinará un equipo transversal y multidisciplinar con expertos en derecho societario, civil, penal, laboral y fiscal, entre otras prácticas", informó la firma.

Fontana expresó su alegría por la incorporación y subrayó que "es una abogada excepcional que ha demostrado a lo largo de su carrera profesional su valía y grandes dotes de gestión". La exvicepresidenta, por su parte, se mostró "encantada de volver a ejercer la abogacía junto al magnífico equipo de profesionales de Cuatrecasas".

El despacho no ha querido dar detalles sobre el contrato suscrito con Santamaría. Sin embargo, según diversas fuentes del sector, su retribución no bajará en ningún caso de los 150.000 euros anuales, situando la horquilla más probable entre los 250.000 y los 400.000 euros. Según explican, lo frecuente es que las firmas ofrezcan, a este tipo de fichajes que llegan sin una cartera de clientes, un primer año de sueldo fijo garantizado. A partir del segundo, un porcentaje de la remuneración pasa a ser variable, en función de los objetivos.

Un currículum como el de Santamaría, según estas mismas fuentes, es codiciado por los despachos por su doble vertiente de jurista y expolítica. Por un lado, el ser abogada del Estado acredita una formación cualificada y un alto conocimiento de la Administración. Por otro, su desempeño político le dota de un perfil lobbista que aporta contactos y le permite saber cómo acceder a determinados organismos con los que no siempre resulta fácil relacionarse.

En este sentido, hay que recordar que hace unos meses se frustró el fichaje de la exministra de Defensa y también abogada del Estado, María Dolores de Cospedal, por la firma anglosajona Hogan Lovells tras hacerse públicas las grabaciones del caso Villarejo.

Compatibilidad

En su comunicado, Cuatrecasas remarcó que la contratación de Sáenz de Santamaría cumple "con todos los trámites exigidos" por la normativa de altos cargos, entre ellos, la autorización de la Oficina de Conflictos de Intereses.

Desde el Consejo de Estado, asimismo, se informó de que sus nuevas funciones son compatibles con el mantenimiento de su condición de consejera electiva del organismo. Por dicho cargo únicamente percibe las dietas correspondientes a cada sesión a la que asiste, con un máximo, en su conjunto, de 900 euros.

Normas