El último mecenas de Harvard: 100 millones de dólares para un teatro

El exalumno David E. Goel apoya al presidente de la Universidad, Larry Bacow, en su decisión de impulsar las artes escénicas e involucrarlas en todas las disciplinas formativas

Harvard
David E. Goel y su esposa Stacey L. Goel, mecenas de la Universidad de Harvard.

Es la universidad más rica de Estados Unidos. En 2013, la Universidad de Harvard lanzó una campaña para recaudar fondos, que concluyó el año pasado y en la que recaudó cerca de 10.000 millones de dólares (8.820 millones de euros), cantidad que sobrepasó los 6.500 millones de dólares (5.740 millones de euros) fijados como meta. Este tipo de acciones, según ha reconocido el presidente de Harvard, Larry Bacow, colocan a esta universidad en una buena posición para responder a los nuevos desafíos y oportunidades que surgen en la educación superior. Pero nada de esto sería posible sin la generosidad de sus antiguos alumnos y amigos de la universidad, su principal apoyo financiero, que contribuyen con sus generosas donaciones a que Harvard haga posible su principal misión: “hacer del mundo un lugar mejor a través de la educación y de la política de becas”. Según datos de la National Association of College and University Business Officers and Commonfund Institute, este campus estadounidense recibió más 36.000 millones de dólares (31.770 millones de euros) en 2017.

El último regalo, de 100 millones de dólares (88,25 millones de euros), lo recibió el pasado mes de febrero de manos del exalumno David E. Goel (1970), graduado en Relaciones Internacionales en 1993, y de su esposa Stacey L. Goel. Este dinero se destinará, a petición del matrimonio, a rediseñar el campus de las Artes de la Universidad y a un nuevo edificio para el American Repertory Theater (A.R.T.). La donación servirá para comenzar un centro de investigación y de vanguardia en Allston [barrio de Boston, habitado principalmente por universitarios], que mejorará la actividad artística de Harvard, según reconoció su presidente, que avanzó que este proyecto acogerá una de las grandes incubadoras creativas de Estados Unidos. “El arte es un imán para atraer a personas con un talento extraordinario, ya que cambian la forma en la que entendemos el mundo”, señaló Bacow.

La altruista decisión de David E. Goel, cofundador y socio de la gestora Matrix Capital Management Company, con sede en Waltham (Massachusetts), viene determinada por su deseo de honrar a sus padres, a los que reconoce su “amor, enseñanza y sacrificio”, valores que marcaron su educación. Pero también fue la visión del presidente de Harvard de integrar los programas de arte en todas las disciplinas lo que motivó este gesto filantrópico, “ya que el arte humaniza la búsqueda y la aplicación del conocimiento”.

Desde 1980, la Universidad de Harvard apoya la formación a través del arte y del teatro profesional, y atrae a artistas de todo el mundo para desarrollar musicales, obras de teatro y óperas, inspiradas y enriquecidas gracias a sus alianzas con profesores y escuelas de todo el campus. De hecho, cataliza el discurso, la colaboración interdisciplinaria y el intercambio creativo entre departamentos académicos, instituciones, estudiantes y profesores, actuando de nexo entre su comunidad de artistas y la Universidad. “Un nuevo centro de investigación y desempeño reflejará los compromisos centrales de A.R.T. con la excelencia artística, la pedagogía rigurosa, el liderazgo cívico, el compromiso global, la investigación y la inclusión”, señaló la directora del teatro, Diane Paulus.

Normas