Nick McCabe: “Las discotecas van a cambiar la hostelería”

Acaba de ser nombrado director ejecutivo del grupo Pachá

Nick McCabe: “Las discotecas van a cambiar la hostelería”

Tras cinco años al frente del grupo Hakkasan, Nick McCabe (Newcastle, Reino Unido, 1976) acaba de ser nombrado director ejecutivo de Pacha. Estudió diseño gráfico, pero ha dedicado la mayor parte de su carrera al mundo de la noche, una industria en la que empezó al crear la página web CoolJunkie.com, con el objetivo de conseguir entrar en las discotecas y no con la intención de hacer de ello su forma de vida. “Mi vida cambió cuando me di cuenta de que podía hacer mi trabajo de mi pasión”, reconoce durante su presentación como nuevo responsable de la marca.

Dirigía Hakkasan hasta hace menos de un mes, ¿qué le ha motivado a este cambio?

La marca ha sido la razón principal. Para mí, las cerezas representan la mejor compañía de ocio nocturno del mundo, así que la oportunidad de levantar la marca y desarrollar una visión para ella me pareció irresistible. Además, creo que era un momento en el que necesitaba un cambio. Llevaba once años en Las Vegas (Estados Unidos) y habíamos creado un gran negocio, pero estaba en un punto en el que no veía que pudiera hacer nada nuevo.

¿En qué situación se ha encontrado la compañía?

En una situación desafiante. Después de 50 años en los que una sola persona ha estado al frente de la marca, con su propia visión y capacidad de tomar decisiones, pasar a ser una empresa corporativa es un gran cambio cultural. En los últimos años se ha estado sufriendo esa transformación, y por eso hay decisiones que a lo mejor no han sido las mejores. Ahora creo que mi trabajo es rejuvenecer y reconstruir un poco la marca, tenemos que asegurarnos de que la magia sigue ahí, de cuáles son las razones por las que a la gente le gusta la marca y seguir dándoles motivos para venir.

¿Cómo ha evolucionado el ocio nocturno desde que se dedica a él?

En la experiencia que se ofrece. Cuando empecé a salir, las discotecas buscaban dar una imagen de exclusividad, había grandes portones de entrada, fila para acceder, se dejaba a gente fuera... Ahora, debido a que la economía ha cambiado mucho, esto puede ser una experiencia cara, así que debemos estar seguros de ofrecer un gran servicio para hacer que merezca la pena. Eso es lo que ha cambiado, se ha convertido en un negocio mucho más profesional. Creo que las discotecas cambiarán la hostelería. Las compañías tienen que tomar la sensibilidad y la ética necesarias para tener éxito en el mundo de la noche y trasladarlo a los hoteles y restaurantes.

¿Cómo pueden hacerlo?

No es fácil dar un buen servicio en un hotel, pero coge una discoteca con 5.000 personas, luces llamativas, música alta, alcohol y caos controlado en general... Ofrecer una buena experiencia así sí que es todo un reto. Esto requiere mucho trabajo y compromiso, así que se puede coger a la gente que se maneja bien en ese ambiente y meterlos en hoteles y restaurantes para transformar esas plataformas. En el pasado, la gente que trabajaba en discotecas estaba mal vista, parecía que era una transición para entrar en un restaurante y que tenían que pedir perdón por su pasado. Ahora sucede justo lo contrario, el mundo de la noche es más complicado, así que, si se tiene éxito aquí, se tendrá en cualquier parte.

Si se tiene éxito en el mundo de la noche, se tendrá en cualquier parte

¿Cómo puede el ocio nocturno ser un activo turístico sin resultar un problema?

Cuando la gente piensa en Ibiza imagina un destino para la diversión, una mezcla entre paisajes increíbles, puestas de sol y fiestas interminables. Creo que eso no es un problema mientras la gente que está al frente de los locales sepa manejar la situación, puedes controlar locales con más de 5.000 personas perfectamente si eres eficaz, solo es una cuestión de ser responsable y organizar bien las cosas.

¿Cuál es su principal reto ahora?

Aprender. Necesito saberlo todo sobre el negocio y sobre Ibiza. He estado como turista, pero nunca he vivido allí. Soy consciente de que, aunque creo tengo mucho que ofrecer al negocio, va a haber cierto escepticismo porque no soy de la isla, no hablo español, vengo de Las Vegas,... Y ese no está visto como el mercado más atractivo del mundo, mucha gente lo ve cursi y hortera. Tengo mucho que aprender sobre la cultura de la marca para respetar su legado y construir a partir de ahí.

Las Vegas también es una gran marca.

Para ser justos, Estados Unidos es conocido por su gran servicio al cliente, y Las Vegas tiene lo mejor de lo mejor. Allí introdujimos un nuevo nivel en la experiencia que se ofrecía en las discotecas. Eso es algo que creo que podemos traer aquí. No es una cuestión de que nosotros sepamos hacerlo mejor y vayamos a imponer nuestros métodos, sino de mantener lo que funciona bien y pensar qué se puede traer que sea nuevo y diferente. Es coger lo mejor de cada mundo y unirlo.

Normas