Infraestructuras

Sacyr vende su participación de Itínere y deja a Globalvía como minoritario

Vende por 202 millones a una sociedad ligada a APG y Corsair

Imagen de una autopista operada por Itínere.
Imagen de una autopista operada por Itínere.

La crisis accionarial de Itínere sube de temperatura con la venta por parte de Sacyr de su participación. El 15,5% en manos de la constructora dirigida por Manuel Manrique que tenía dos pretendientes: Globalvía, por un lado, con quien Sacyr pactó la venta (junto con Abanca y Kutxabank), y los fondos Corsair y APG, que esgrimieron un derecho de tanteo para evitar la transmisión de las acciones.

Hoy Sacyr ha comunicado la venta, por 202 millones de euros a la sociedad Itínere Investco BV, firma holandesa cuyo domicilio social coincide con el de otras instrumentales ligadas a APG y Corsair, que tienen su participación a través de la sociedad Gateway.  La operación no supone plusvalías sifgnificativas para Sacyr.

En caso de concretarse esta operación, Corsair y APG consolidan el control de Itínere, especialmente después de que anteayer Liberbank vendiese el 5,67% que mantenía en la concesionaria a otra sociedad instrumental domiciliada en Holanda y ligado al fondo Corsair. Con esta operación el fondo alcanzaba ya el 43,6% del capital de Itínere, y si se suma el 15,5% procedente de Sacyr, los inversores extranjeros ya dominan el accionariado frente a Globalvía, que tiene el 40,1% procedente de las participaciones de Abanca y Kutxabank.

Hasta el momento Sacyr no vendidoa causa del embrollo judicial que marca esta guerra accionarial: si bien Sacyr pactó la venta a Globalvía de la mano de Abanca y Kutxabank,  posteriormente los fondos esgrimieron el derecho de tanteo que obtuvo en 2015, cuando compró la concesionaria a Citi. Sacyr comunicó entonces su intención de respetar dicho derecho de tanteo, pero tanto un juzgado de Madrid como la corte arbitral prohibieron la venta de las acciones a los fondos. A principios de este mes el juzgado 82 de Madrid levantó dicha medida cautelarísima.

Por el contrario, este martes la Corte de Arbitraje de Madrid estableció nuevas medidas que impedían a los fondos de Corsair tomar esta participación hasta que no se pronuncie sobre el contencioso, lo que no ha evitado, en principio, la operación.

Fuentes cercanas a la gestora han indicado a Europa Press que la transacción de las acciones de Sacyr se materializa toda vez que el que compra los títulos no es Gateway, el fondo al que, según aseguran, afectarían las medidas dictadas por la Corte de Arbitraje. No obstante,  Globalvía estima que la compraventa supone "saltarse" e "incumplir de forma flagrante" el ponunciamiento del arbitraje.

La orden del pasado martes "prohíbe a Gateway, provisionalmente, adquirir la Participación de Sacyr". Asimismo, "insta a Gateway a que evite la adquisición de la participación de Sacyr por un tercero designado por Gateway o al que Gateway haya cedido su derecho de primera oferta sobre dicha Participación", añade.

Tras conocer la operación anunciada hoy, Globalvía ha asegurado que llevará a cabo todas las acciones legales necesarias para que Sacyr le venda sus acciones en Itínere, de acuerdo al contrato de compraventa suscrito entre ambas en julio. En caso contrario, exigirá que Sacyr le indemnice con 100 millones de euros, como figura expresamente en la cláusula penal por incumplimiento del citado contrato de compraventa.

Itínere, la empresa en liza, es la sociedad que gestiona seis autopistas del Norte de España, unos 600 kilómetros en total.

Normas