Google y Apple, los nuevos líderes de la innovación en el motor

Las principales tecnológicas invirtieron 50.000 millones más en I+D para el coche en 2017 que los grandes fabricantes

Un coche autónomo de la marca Waymo de Google.
Un coche autónomo de la marca Waymo de Google. Reuters

En el sector hay bastante consenso en que el futuro de la industria del automóvil está en aspectos como la electrificación, los vehículos autónomos, la conectividad y los servicios de movilidad como el coche compartido. Estas nuevas posibilidades abren muchas oportunidades de negocio en la industria que, de momento, están aprovechando gigantes tecnológicos como Google y Apple, según un informe de la firma de asesoría GP Bullhound al que ha tenido acceso CincoDías.

“Los líderes tecnológicos ahora tienen una clara ventaja en términos de escala: sus ganancias son superiores y crecen más rápido. Sus capitalizaciones de mercado acumuladas son casi diez veces mayores que en la industria del automóvil. Como resultado, su capacidad para financiar proyectos de investigación y expandirse en campos nuevos y no probados es considerablemente mayor.Además, las principales empresas de tecnología invirtieron casi el doble en I + D que sus homólogos de automoción en 2017, al tiempo que aumentaron su I + D gastando más de cinco veces más rápido al año”, señalan en el estudio.

En 2017, las diez empresas más grandes del sector del automóvil gastaron 70.000 millones de euros en investigación y desarrollo. Sus homólogas tecnológicas 110.000 millones. En particular, las transacciones relacionadas con vehículo autónomo supusieron un total de 8.000 millones de euros en todo el mundo en 2018, cuando en 2014, este negocio movió solo 200 millones. Se multiplicó por 40 en cuatro años.

Teniendo en cuenta todo lo relacionado con tecnología aplicada al automóvil, las transacciones aumentaron su valor un 293% en cinco años, hasta un total de 27.000 millones de euros en 2018. El estudio refleja que Europa se está quedando atrás en este negocio que se abre en el motor. El Viejo Continente solo representa el 7% del valor de las transacciones y fusiones relacionadas con el sector de la tecnología en la automoción. Curiosamente, a pesar de ese dato, en Europa se realizan un tercio de las operaciones.

“El sector europeo de autotech (tecnología del sector de la automoción) ha ido creciendo con fuerza en los últimos años, y las cifras de nuestro informe demuestran una importante innovación e inversión en todo el continente. El próximo desafío para las empresas de autotech en Europa será alcanzar el tamaño necesario para competir con los actores más importantes de la industria. Hasta ahora, la dificultad ha sido que las empresas europeas no han tenido acceso a los niveles de financiación a los que tienen sus competidores en Asia-Pacífico y en EE UU”, explica Sven Raeymaekers, socio de GP Bullhound.

Miguel Kindelán, responsable de GP Bullhound en España, señala que el país ha desempañado “un papel muy importante en movilidad compartida, electrificación y conectividad” y que el cambio que se está produciendo en las formas que tienen las personas para desplazarse por las ciudades “es imparable”.

Otro de los sectores que han tenido un gran impulso en los últimos años ha sido el de la micromovilidad (patinetes). En 2015, este negocio movió 12,3 millones. En 2018, alcanzó un volumen de 3.082 millones.

Normas