Fridman someterá a la junta de Dia su ampliación de capital de 500 millones

Los inversores votarán los planes contrapuestos de Letterone y el consejo

Logotipo de Dia.
Logotipo de Dia.

Mijaíl Fridman ha pedido que la junta de accionistas de Dia vote sobre su propuesta de ampliación de capital por 500 millones de euros. Los inversores en el grupo de distribución votarán, de este modo, tanto la propuesta de ampliación de capital hecha por la dirección de la empresa, 600 millones de euros, como la de Fridman, 500 millones de euros.

La ampliación de Fridman estaría condicionada a dos elementos: el éxito de la opa "y el nombramiento de una mayoría de miembros del consejo" por parte de Letterone, y "que se alcance un acuerdo entre la Sociedad y los acreedores titulares de la deuda bancaria de la Sociedad en relación con una estructura de capital de la sociedad viable a largo plazo".

A si vez, la opa de Fridman está condicionada a que Dia no amplíe capital y a que obtenga un mínimo del 35,5% del capital, lo que le daría una mayoría del 55%. Los accionistas de Dia, por lo tanto, tendrán que votar dos planes excluyentes.

La propuesta de Fridman da permiso al consejo de administración para determinar el formato, precio y condiciones de la ampliación de capital. No obstante, dado que esta está condicionada al control del consejo por parte del magnate ruso. Cuando presentó la opa, Fridman se comprometió a suscribir su parte proporcional en la operación y "a asegurar el resto del aumento de capital (u obtener el aseguramiento de un banco)". El precio mínimo al que se efectuará la ampliación de capital será de 0,1 euros por acción, el actual nominal, frente al 0,01, el suelo que plantea la cúpula actual asegurada por Morgan Stanley. 

Letterone, para hacer la ampliación de capital de 500 millones, exige varios puntos además del control de la compañía. Entre ellos, que no se reduzca el principal de la deuda conforme a esos fondos ni por la venta de Max Descuento o Clarel, que se amplíen las líneas de financiación al menos hasta marzo de 2023, inyectar liquidez adicional a través de líneas de confirming o factoring (esencialmente, créditos para pagar a proveedores) adicionales, comprometidas y con carácter disponible por cinco años, que no existan compromisos de apalancamiento (3,5 veces de deuda neta sobre ebitda), que los costes de financiación no suban y que renuncien a la cláusula que los bancos pueden invocar de devolución de los créditos en caso de cambio de control. 

Normas