El desmarque fiscal de los futbolistas de élite

Los deportistas mejor pagados pagan un 24% por el IRPF frente al 50% general

El futbolista Lionel Messi, declarando en el juzgado.
El futbolista Lionel Messi, declarando en el juzgado. GETTY IMAGES

En diciembre de 2003 alumbró la denominada Ley Beckham, adoptando el nombre de uno de aquellos jugadores de fútbol que se beneficiaron de ella.

La Ley Beckham permitía y permite, respecto a los primeros 600.000 euros, que los millonarios extranjeros que vinieran a España, la gran mayoría futbolistas de élite, aunque nos lo vendieran como una ley para atraer a científicos y profesionales cualificados, tributaran en el Impuesto sobre la Renta al 24%, en lugar de hacerlo casi al 50%. Como les hubiera correspondido de no haber mediado esta ley como pagan el resto de los españoles. El agravio comparativo resulta patente si tenemos en cuenta que el 24% lo pagan aquellos que obtienen unos ingresos de 50.000 euros.
Pero este privilegio no debió parecer suficiente a muchos futbolistas, que decidieron no tributar en España por los denominados “derechos de imagen”, creando sociedades sin actividad económica en paraísos fiscales o países con nula o baja tributación : Belice, Islas del Canal ( Jersey y Guernesey ), Uruguay, Isla de Man, Madeira, Miami, Islas Vírgenes Británicas, Islas Vírgenes de EEUU, Antigua, Barbuda, Bahamas, Irlanda, Suiza, Liechtenstein, Antillas Neerlandesas, etcétera.

Muchos de estos lugares difícilmente saben los interesados situarlos en el mapa.
La lista de futbolistas encausados por delito fiscal y, en numerosas ocasiones, condenados a penas de cárcel, que no cumplirán por carecer de antecedentes, es larga : José Mourinho, Luka Modric, Marcelo, Xabi Alonso, Angel Di Maria, Fabio Coentrao, James Rodriguez, Ricardo Carvalho, Radamel Falcao, Javier Mascherano, Alexis Sánchez, Adriano, e incluso el Fútbol Club Barcelona.
Sorprende ver a alguno de estos futbolistas siendo recibidos en olor de multitudes a la entrada y a la salida de los juzgados como si se trataran de actores de Hollywood en la gala de los Oscar, firmando autógrafos y haciéndose fotos con sus fans.

Sorprende igualmente que reciban el apoyo institucional de sus clubs o que reclamen que sean éstos quienes satisfagan sus deudas con Hacienda, emulando a la “Faraona” cuando pedía una peseta a cada español por lo mismo.

Parece que para algunos aficionados y para algunos clubs de fútbol estos comportamientos no tuvieran importancia. O que haber pagado con posterioridad les liberara de su responsabilidad en la comisión del delito. O que todos en su lugar hubieran hecho lo mismo. Sin pararse a pensar que lo que no pagan los defraudadores lo pagamos el resto “a escote”.
Los casos más mediáticos son los de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. En esto también compiten Madrid y Barça, Barça y Madrid.

Lionel Messi fue condenado a 21 meses de cárcel y el pago de 6 millones de euros como autor de tres delitos fiscales cometidos durante los años 2007, 2008 y 2009, tras un acuerdo con la Fiscalía. Por los mismos hechos su padre Jorge Horacio Messi, en calidad de cooperador necesario, fue condenado a 15 meses de cárcel y el pago de una multa de 1,5 millones de euros. De nada sirvió que Leo Messi y su padre alegaran desconocimiento porque el Tribunal calificó su comportamiento de “ignorancia deliberada”.

Respecto a Cristiano Ronaldo, ya en 2017 el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda ( GESTHA ) afirmaba que éste podría tener que ingresar en las arcas del Estado un mínimo de 28 millones de euros por cuatro delitos fiscales, tres de ellos agravados, cometidos entre los años 2011 a 2014 que supusieron un fraude Fiscal de 15 millones de euros.
Cristiano Ronaldo ha reconocido la comisión de los cuatro delitos fiscales que se le imputaban aceptando dos años de cárcel y el pago de 19 millones de euros. GESTHA ha mostrado su rechazo al acuerdo entre la Abogacía del Estado y el futbolista, por el que éste vería rebajadas las sanciones que se le imponían en 9 millones de euros. Critica GESTHA que las multas impuestas y pactadas en el proceso penal hayan sido inferiores a las que hubieran correspondido en un proceso administrativo, en cuyo ámbito van del 50% al 150% de las cuotas defraudadas, lo que hubiera supuesto una sanción de 13 millones de euros en lugar de los 4 millones acordados.

Critica igualmente GESTHA que estos acuerdos debieran haber contemplado las responsabilidades penales de los asesores fiscales y legales, en su calidad de cooperadores necesarios para la comisión de los delitos fiscales.

Para terminar quiero transmitir un mensaje tranquilizador y pacífico al respecto. La gran mayoría de los futbolistas cumplen con sus obligaciones tributarias y la gran mayoría de los asesores fiscales aconsejan dentro de la eficiencia y la legalidad.

Jesus Calonge Erezuma es Socio fundador de Iba Gabinete Asesor

Normas