Norniella respalda a Rato y asegura que el Banco de España fue el inductor de la creación de Bankia

Se reanuda el jucio por la salida a Bolsa de la entidad

bankia juicio
Banquillo de los acusados en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia.

Tras dos semanas de interrupción en el juicio de la salida a Bolsa de Bankia por razones de salud de la fiscal encargada del caso, Carmen Launa, la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional (San Fernando de Henares) abrió ayer de nuevo sus puertas para acoger el interrogatorio al exconsejero de la entidad José Manuel Fernández Norniella, acusado por el ministerio fiscal de presunta estafa a inversores.

Al igual que su predecesor en el banquillo de los encausados, el expresidente de Bankia Rodrigo Rato, Norniella desvió toda responsabilidad hacia el Banco de España y minimizó su poder de decisión en el proceso de fusión de las siete cajas que dieron lugar a la entidad bancaria y su posterior salida a Bolsa.

“En cuanto empezó todo esto yo no conocía nada ya que mi función en Bankia y BFA era de trinchera, de trabajar en temas de funcionamiento y logística, no de estructura a un alto nivel, pero creo que el Banco de España fue el inductor”, expresó el exdirigente.

Sin embargo, el fiscal Alejandro Luzón, que está llevando momentáneamente el caso en sustitución de Launa, no se conformó con la elusión de responsabilidades y su traspaso hacia el regulador e insistió en la toma de decisión que mantenía la excúpula de Bankia. “¿Bankia no tiene ninguna responsabilidad? ¿Está todo bien porque el Banco de España lo avaló o no se enteró?”, inquiró Luzón.

“Sí, sí –comenzó Norniella– pero déjeme decirle que yo he sido consejero de muchas empresas y en la que me he sentido más seguro ejerciendo mi puesto ha sido Caja Madrid, Bankia y BFA porque, aparte de las garantías que todo consejero debe pedir para que se cumplan las normas, el Banco de España tenía 11 inspectores y me dio mucha tranquilidad. Es una garantía adicional del regulador, que debe ejercer como sancionador y administrador”, espetó el exconsejero de Bankia, desviando el foco, de nuevo, hacia el Banco de España.

Cuestionado sobre el informe encargado a PwC, que valoraba en 11.500 millones de euros las provisiones a tres años que debía hacer la entidad contra reservas, Norniella aseguró que se encargó como “válvula de seguridad”, y se escudó en que Bankia realizó provisiones por encima de otros informes encargados a Deloitte y Afi. “El Banco de España, que yo sepa, nunca hizo una manifestación en sentido contrario. Nunca dijo que estuviéramos haciendo algo mal”, apuntó.

Finalmente, la sesión concluyó con cuestiones relacionadas con la salida a Bolsa de la entidad y sobre cómo podría afectar el descuento que se produjo en el valor de las acciones sacadas a negociación. De nuevo, como durante toda la sesión, Norniella minimizó su papel y negó que la rebaja en el precio fuera un motivo de inquietud entre los dirigentes y la achacó a la situación económica española.

“El descuento se hace por las dudas de inversores extranjeros en la economía de España. El valor real de las acciones de Bankia no era la cotización. No recuerdo que cuando se comunicara el precio de salida hubiera un debate en el Consejo. Pero de eso hace siete años, y a mi edad eso es mucho tiempo”, sentenció Norniella, en tono apacible, con una ligera sonrisa.

Normas