May vuelve a perder el respaldo del Parlamento sobre su plan del Brexit

El rechazo de Westminster debilita seriamente la postura negociadora de la 'premier' frente a Bruselas

La primera ministra británica, Theresa May, durante su comparecencia este miércoles en la Cámara de los Comunes.
La primera ministra británica, Theresa May, durante su comparecencia este miércoles en la Cámara de los Comunes.

El respaldo dado por los diputados británicos a Theresa May para seguir negociando el Brexit con Bruselas apenas ha durado dos semanas. El Parlamento de Westminster rechazó este jueves, por 303 votos en contra y 258 a favor, una moción con la que la primera ministra de Reino Unido buscaba renovar el apoyo que los parlamentarios le concedieron el pasado 29 de enero. Ese día, la Cámara respaldó a May para que volviera a Bruselas y tratase de conseguir cambios legalmente vinculantes sobre la polémica salvaguarda norirlandesa (también conocido como backstop), como condición para dar luz verde al acuerdo de salida.

El rechazo de los Comunes vuelve a situar a May en la cuerda floja, que ve francamente debilitada su postura negociadora ante la UE. La premier había venido insistido a los socios comunitarios que si le ofrecían mayores concesiones respecto al backstop, podría sacar adelante el acuerdo del Brexit en Westminster. Pero el rechazo de ayer da importantes razones a Bruselas para desconfiar de que esos cambios puedan desencallar la parálisis política en Londres.

Durante el debate previo a la votación, el ministro británico para el Brexit, Stephen Barclay, insistió en mantener una postura unitaria para poder mantener el pulso con Bruselas. “La UE observará nuestros votos con cuidado en busca de cualquier señal de que nuestra determinación se está debilitando. No debemos darles la excusa que les haga no comprometerse”, subrayó.

La moción del Gobierno fue derrotada por la abstención del ala más euroescéptica del Partido Conservador que criticaba a May por haber incorporado de forma implícita una enmienda ya aprobada en enero, por la cual Cámara descartaba un Brexit duro sin acuerdo.

“Una vez más, el Gobierno ha sido derrotado. May no puede seguir ignorando al Parlamento ni dejando correr el reloj sin un plan coherente”, criticó el líder laborista, Jeremy Corbyn, tras conocerse el resultado de la votación.

La líder tory se ha comprometido someter a votación el próximo 27 de febrero –apenas un mes antes del divorcio– la hoja de ruta a seguir, si para entonces el Parlamento no ha logrado sellar definitivamente un acuerdo de salida.

Normas