Brasil, ante el reto de extender en Bolsa el ‘efecto Bolsonaro’

El Bovespa gana el 8% en el año y es una de las apuestas favoritas entre los emergentes, aunque los escollos para sacar adelante sus reformas pueden enfriar los ánimos

Bovespa pulsa en la foto

Los mercados emergentes podrían tener una nueva estrella, Brasil. El Bovespa se revaloriza cerca de un 8% en 2019, en línea con los avances de Wall Street. La subida alcanza el 13% desde la victoria de Jair Bolsonaro de las elecciones el pasado 28 de octubre y deja atrás la crisis de los emergentes del verano, con Turquía y Argentina como focos.

El mercado confía en Bolsonaro y en su plan de reformas. Superada la crisis en la que estuvo sumido el país en 2015 y 2016, la economía brasileña comienza a recuperarse y las proyecciones del Fondo Monetario Internacional apuntan a un crecimiento económico del 2,5% en 2019, frente al 1,3% estimado para 2018. Los recortes de las previsiones para otros países por el debilitamiento de la economía mundial no han afectado, sin embargo, a sus pronósticos para Brasil. El informe BBVA Research es menos optimista, y estima un avance del 2,2%, que sí ha recortado por la desaceleración global.

El nuevo presidente brasileño no ha detallado sus reformas, pero sus primeros discursos, en su investidura y el Foro de Davos, sugieren que mantendrá sus promesas de campaña. La apertura comercial, la reforma de las pensiones o el ajuste fiscal son algunas de las medidas. El principal objetivo de su Gobierno es crear un nuevo Brasil, como afirmó en Davos, y sanear las cuentas públicas –la deuda pública de Brasil rozó el 90% de su PIB en 2018–. Sin embargo, la fragmentación del Congreso podría poner en peligro la aprobación de estas reformas y repercutir en la buena marcha del Bovespa.

“El principal escollo será que Bolsonaro logre aprobar la reforma de la Seguridad Social”, explica Nereida González, analista del área de mercados de Analistas Financieros Internacionales (Afi). Pero no todo estaría perdido si no lo consiguiera: “Hay otras propuestas que también contribuyen al control de las cuentas, como el cambio del sistema de actualización del salario de los funcionarios. La cuestión está en ver cuántas de estas medidas de calado consigue sacar adelante”, explica. Pese a todo, Afi mantiene desde octubre para el Bovespa la recomendación de sobreponderar.

Más prudentes son en Renta 4. “Tras la fuerte subida, lo normal sería que el índice se consolidase”, afirma Alejandro Varela, gestor en Bolsa emergente. Una prueba de ello han sido las caídas del miércoles: el Bovespa cedió casi un 4% cuando las ganancias anuales superaban ya el 11% y también ante los indicios de que la aprobación de la reforma de las pensiones se alargará más de lo previsto. Para que el Bovespa mantenga su tendencia alcista, “Brasil va a tener que entregar mucho más en términos de crecimiento económico y de aprobación de las reformas prometidas”, subraya Varela. Con respecto a los sectores más interesantes en el mercado brasileño, el gestor apuesta por el sector financiero y las compañías de consumo, mientras que ha reducido su presencia en mineras tras la tragedia de la empresa Vale.

Las elecciones de octubre también supusieron un antes y un después para el real brasileño. La divisa tocó mínimos históricos durante la crisis de los emergentes y un dólar llegó a cambiarse por 4,207 reales. Desde entonces, se ha apreciado algo más de un 11% y en 2019 se ha revalorizado un 3,7%. En Afi, consideran que el real aún tiene recorrido y ven una subida de entre el 5% y el 6% en 12 meses. Este escenario será posible si Bolsonaro contiene el gasto y la deuda pública, si la economía crece alrededor de un 2% y si la inflación está controlada. Por el momento, el Banco Central de Brasil ha decidido mantener los tipos en el 6,5%, mínimos históricos en el país, al considerar que ha habido un “enfriamiento de los riesgos inflacionario”. Asimismo, el freno experimentado por el dólar y la posibilidad de que se debilite en los próximos meses ante la nueva hoja de ruta para la subida de tipos marcada por la Reserva Federal ayudarán a la divisa brasileña.

La buena marcha de la economía brasileña cruzará el Atlántico y repercutirá en empresas del Ibex con gran exposición en el país, perjudicadas en 2018 por la depreciación del real. Brasil es el principal negocio de Banco Santander y el segundo de Telefónica, mientras Mapfre, Iberdrola, Repsol o Naturgy también concentran una porción importante de sus negocios en el país. “Brasil sigue siendo un país con gran potencial”, concluye Varela.

Normas