Distribución

El ex consejero delegado Currás cobró una retribución récord de 2,56 millones

La empresa estudia reclamar la devolución de los pagos tras aflorar información inexacta o riesgos para la empresa

Ricardo Currás, en una imagen de archivo.
Ricardo Currás, en una imagen de archivo.

El consejo de administración de Dia duplicó sus ingresos en el año 2018, el más difícil en la historia de la compañía y que ha dejado a la cadena de distribución en quiebra técnica. Así, el órgano de gobierno de la sociedad percibió un total del 3,97 millones de euros durante el año pasado, frente a los poco más de dos millones ingresados en el ejercicio 2017.

La gran mayoría de esta subida de la retrbución procede de la indemnización al que fue consejero delegado del grupo, Ricardo Currás, despedido en agosto tras 10 años de experiencia en la firma. Currás obtuvo 2,56 millones de euros (2,15 millones en metálico más 0,4 en "otros conceptos", un 180% más que en 2017, debido sobre todo a la indemnización por su despido, 1,95 millones de euros, equivalente a dos anualidades.

La empresa está estudiando reclamar la devolución de parte del salario de Currás. Como explica en su informe anual de retribuciones de los consejeros, los contratos de los ejecutivos contienen una cláusula (llamada clawback) que permite "reclamar el reembolso de la retribución anual y plurianual" en caso de que en los tres años posteriores al abono se ponga de manifiesto que éste se produjo a partir de información falsa o inexacta, o que "afloren circunstancias que tengan un efecto negativo material sobre las cuentas".

El propio informe de Gobierno Corporativo indica que la investigación iniciada por Dia sobre las cuentas de la empresa ha desvelado la existencia de prácticas contables irregulares por parte de determinados empleados y altos directivos en España y Brasil. A raíz de estas prácticas la sociedad ha adoptado y adoptará "las medidas disciplinarias y legales que considere oportunas". Con todo, la empresa apunta que no comunicará el resultado del análisis sobre si activar o no las cláusulas clawback hasta la publicación del informe de remuneraciones 2019, es decir, dentro de un año.

La empresa ya ha anulado los pagos a Currás como parte de la cláusula de no competencia (que remunera a los altos directivos para que no se vayan a otra empresa) y que ascendía a 50.500 euros mensuales (de los cuales pagó dos mensualidades) durante 12 meses. Igualmente, al referirse a la indemnización de Currás, afirma que en 2015 se pactaron dos años de salario en caso de salida “sin que ello obedezca a un incumplimiento de los cometidos del consejero ejecutivo”. Además de la indemnización por despido y los 101.000 euros por cláusula de no competencia, Currás obtuvo una retribución fija de 497.000 euros en esos ocho meses de trabajo, cuando en todo 2017 obtuvo 600.000.

En cuanto a Antonio Coto, consejero delegado entre agosto y diciembre, Dia ha afirmado que no ha abonado indemnización alguna por la resolución de su contrato ni por cláusulas de no competencia, y también está analizando reclamar sobre las retribuciones satisfechas, que suman 260.000 euros.

Los sueldos del consejo, no obstante, también han subido: de 872.000 a 1.033 millones de euros (+18%), y la remuneración por ser miembro, de 600.000 a 717.000 (19,5%). Además, este año se han dedicado 222.000 euros a "otros conceptos retributivos" para los consejeros. El único apartado que se reduce es gasto en los sistemas de retribución basados en acciones. Por otr parte, los salarios abonados a la alta dirección (fuera del consejo) también han crecido con fuerza, pese a la grave crisis de la compañía: han pasado de 3,92 a 4,58 millones de euros.

En cuanto a la nueva dirección de la empresa, el nuevo consejero delegado, Borja de la Cierva, percibirá una remuneración fija en metálico de 606.000 euros, más un variable que puede llegar a duplicar este salario fijo. Para el consejero ejecutivo Miguel Ángel Iglesias, el salario fijo asciente a 261.000 euros yel variable puede llegar al 140% de esta cantidad. Los objetivos a los que están ligadas estas retribuciones están relacionados con las ventas y los resultados (en un 70%) y con la satisfacción de los clientes y la cuota de mercado. Es decir, no están vinculados a la refinanciación ni a la ampliación de capital. Ni de la Cierva ni Iglesias han percibido retribución variable correspondiente a 2018.

Normas