El Supremo obliga a CaixaBank a pagar un plus pendiente a su plantilla

El fallo, que limita parcialmente la factura impuesta por la Audiencia, afectará a todas las entidades sujetas al convenio de cajas

Sede del Tribunal Supremo, en Madrid.
Sede del Tribunal Supremo, en Madrid.

El Tribunal Supremo acaba de emitir una sentencia que obliga a CaixaBank, y con el tiempo a todas las entidades que están sujetas al convenio de cajas de ahorros, a pagar una compensación millonaria a sus empleados.

El Alto Tribunal, eso sí, ha estimado parcialmente el recurso presentado por CaixaBank contra el fallo en su contra que ya emitió la Audiencia Nacional limitando parcialmente la compensación a abonar.

Ambos tribunales, no obstante, han estimado las reclamaciones sindicales que solicitaban la devolución de un plus salarial que quedó suspendido en 2016 en el marco de la negociación del acuerdo colectivo sectorial.

Como consecuencia, CaixaBank deberá abonar unos 10 millones de euros a sus cerca de 29.000 empleados. Un criterio que afectará a todas las demás entidades del sector de cajas, cuya paga pendiente también ha sido judicializada.

El fallo del Supremo supone una victoria para la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), presidida por Gonzalo Postigo, la CGT y el sindicato balear SIB, que promovieron conjuntamente la reclamación ante la justicia.

Los hechos se remontan a la accidentada negociación del convenio de cajas para los años 2015 a 2018, que acabó cerrándose en agosto de 2016. En los meses previos, como parte de la estrategia para tender puentes con la patronal Acarl (Asociación de Cajas de Ahorros para Relaciones Laborales), CC OO y UGT aceptaron dejar en suspenso un plus salarial.

Se trataba de un complemento variable de entre 217,75 y 647,51 euros por cada empleado, en función de su categoría, que fuentes sindicales cifran en 450 euros de media. La CIC, la CGT y SIB se opusieron a este gesto, que acabó olvidado tras la firma del convenio, y acudieron a los tribunales.

La causa se planteó inicialmente contra CaixaBank pero las centrales no tardaron en demandar la falta de este pago en todo el sector, lo que ha sido objeto de otra causa en paralelo que está llamada a llegar al Supremo y dirimirse con el mismo criterio del fallo de esta semana.

La documentación sobre los distintos estadios de la negociación del convenio de cajas que ha aportado la CIC a la causa ha resultado clave para fundamentar el fallo.

El Supremo ha dado por buena la sentencia de la Audiencia Nacional pero ha limitado el periodo de pago que debe asumir CaixaBank al primer semestre de 2016, cerca de un mes menos que lo que marcó la Audiencia Nacional que extendió el periodo al 12 de agosto, fecha en que el convenio se publicó en el BOE.

Normas