BBVA: Villarejo daña la imagen, no la acción

El escándalo por contratación del excomisario no ha castigado su cotización y BBVA es la entidad del Ibex que más sube este año, el 12%

BBVA pulsa en la foto

BBVA ha comenzado el año sobre un polvorín para su reputación corporativa. El escándalo de las escuchas ilegales que el ya expresidente del banco, Francisco González, habría encargado hace más de una década al excomisario Villarejo para frustrar el asalto de la constructora Sacyr al capital de la entidad y la pretensión del entonces Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de retirarle de la presidencia ha sacado a la luz una amplia red de espionaje que afectó a numerosas personalidades de la banca, la política y los medios de comunicación españoles. BBVA afronta ahora un grave desafío reputacional que ha puesto en el disparadero al que es ahora su presidente de honor, en un momento en que el buen gobierno corporativo gana peso como criterio de inversión en el mundo de la gestión de activos.

Sin embargo, lejos de calar en la cotización del banco, el escándalo no está pesando sobre las acciones de BBVA. El juicio de los inversores todavía se ciñe a los aspectos puramente financieros, y no menos desafiantes para su nuevo presidente, Carlos Torres, que marcan en la actualidad al banco. Después de un duro 2018, en el que el banco perdió un tercio de su valor bursátil, BBVA se coloca como la entidad que más sube en lo que va de año en el Ibex, el 12%.

Los inversores han aprovechado el inicio de año para comprar títulos tras el fuerte castigo sufrido por el cúmulo de factores que jugaron en contra el año pasado: la depreciación de la lira turca y la convulsa situación económica del país –donde BBVA obtuvo el 10,8% del beneficio atribuido hasta septiembre–; la incertidumbre ante el cambio de gobierno de México –origen del 41% de los beneficios–, bajo la amenaza de un recorte de las comisiones por operaciones bancarias básicas, y el retraso en la subida de tipos en la zona euro, clave para la recuperación del margen de negocio.

“Es lógico que la cotización a día de hoy no haya reaccionado porque el hecho de haber contratado los servicios de Villarejo no tiene por qué afectar al negocio de manera directa. Es un tema más reputacional y de imagen. Y si llega a impactar, tendría un efecto tan pequeño que no se debería notar. No va a suponer una revisión a la baja de las previsiones de BBVA”, explica Nuria Álvarez, analista de Renta4.

“Durante la primera parte del año van a seguir pesando las incertidumbres que hay en Turquía y también el hecho de que México no ha aprobado un presupuesto. A medida que se resuelva todo ello se pondrá en valor la cotización, pero más en la segunda parte del año que en la primera”, apunta el analista de GVC Gaesco, Javier Bernat.

A favor de BBVA juega el mejor año que se prevé para el conjunto de los mercados emergentes, a los que ya no dañaría tanto como en 2018 la posible continuación en el alza del dólar. No obstante, y por sus propias circunstancias tanto económicas como políticas, tanto Turquía como México van a seguir siendo los principales riesgos latentes para BBVA a lo largo del ejercicio.
Más allá de México y Turquía, la cotización de BBVA también vivirá pendiente este año de las señales del BCE para un alza de tipos de interés, que la mayoría de expertos ya deja para 2020.

“De cara a la evolución que pueda tener la cotización a lo largo de 2019 hay que tener en cuenta las expectativas de subidas de tipos. Si ocurre como el año pasado y se retrasan o deterioran esas expectativas afectarán a la cotización”, aduce Antonio Sales, analista de XTB. Visto el rally de inicio de año, HSBC acaba de rebajar su recomendación para el valor a mantener desde comprar, con un precio objetivo de 5,5 euros.

“Aunque hay un gran potencial por todo lo que cayó el año pasado de manera algo injustificada existen muchos riesgos inherentes al mercado. 2019 va a ser un año muy volátil para las cotizaciones del sector financiero”, concluye la experta de Renta4, Nuria Álvarez. Así, los bancos son un sector especialmente sensible a la inquietud actual sobre si la economía global se encamina hacia la recesión o hacia una desaceleración gradual, sin más.

El consenso de Bloomberg da un 41,2% de recomendaciones de compra para BBVA, frente a un 44,1% de mantener y un 14,7% de venta. Ese consenso le da también un potencial alcista del 20%, con un precio objetivo medio de 6,20 euros y valoraciones desde los 8,1 euros de Alphavalue a los 5 euros de Kepler Cheuvreux o los 5,80 de Exane BNP Paribas.

Normas