Unicaja y Liberbank retrasan su proyecto de fusión, que se ejecutará en el segundo semestre

La realización de la 'due diligence' se esperaba para finales de enero, pero se atrasa a mediados o finales de febrero

Fachada de Liberbank
Fachada de Liberbank

Los bancos de inversión contratados por Liberbank y Unicaja para estudiar la viabilidad y conveniencia de llevar a cabo una fusión entre ambas entidades financieras no finalizarán sus análisis correspondientes a los estados financieros (due diligence) hasta mediados o finales de febrero, lo que supone un cierto retraso sobre la fecha inicial que era finales de enero, explican fuentes financieras conocedoras de las negociaciones de esta fusión.

La operación no avanzará en ningún sentido hasta que no haya finalizado este análisis, concluyen las mismas fuentes.

Otro retraso que puede producirse es consecuencia de la evolución de los mercados. Esta operación de fusión llevaría inicialmente consigo una ampliación de capital destinada a la reestructuración de la entidad resultante. Pero la negativa marcha de los mercados pueden retrasar también la emisión de estos 300 millones de euros previstos inicialmente, aunque otra opción que barajan ambas firmas es reducir sus activos ponderados por riesgos (APR), ya que, de momento, no tienen sobre la mesa la posible venta del 22% del capital de la aseguradora Caser que sumarían entre Unicaja y Liberbank. Fuentes financieras aseguran que ningún inversor estaría dispuesto a comprar este porcentaje que no les daría el control de la entidad.

La crisis que azota Italia también ha influido en esta operación de fusión, ya que Liberbank se ha encontrado, según fuentes del mercado, con unas minusvalías en su cartera de deuda soberana de este país de entre 250 millones a 300 millones de euros. Tras estos retrasos la operación no pasaría, en caso de mantenerse las negociaciones, por su aprobación en junta de accionistas hasta previsiblemente después del verano (el calendario inicial para celebrar estas juntas era en abril).
Los consejos de administración que decidirán si se sigue estudiando la operación o no se celebrarán ahora a finales de febrero o primeros de marzo.

La fórmula jurídica de la operación será la fusión por absorción de Liberbank por parte de Unicaja, con un canje que, según las mismas fuentes, no ha variado, sería 60% de Unicaja por 40% de Liberbank. Fuentes financieras insisten en que es muy improbable que se rebaje el peso de la entidad andaluza.

De momento, también está en la mesa que el actual presidente de Unicaja, Manuel Azuaga, ocupase la presidencia y que Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank, fuese el primer ejecutivo.

Las fuentes consultadas dan por hecho que Unicaja y Liberbank no tendrán ningún problema para obtener las autorizaciones por parte de los supervisores y reguladores, ya que la fusión no suscita, a priori, ningún tipo de oposición.  Asimismo, parece que el mercado ha acogido la operación con optimismo, ya que nada más confirmarse el inicio de conversaciones el pasado 12 de diciembre, las acciones de Unicaja cerraron con una subida de más del 16% y las de Liberbank del 13%. Al comparar los precios de entonces con la cotización actual, las subidas son del 11,76% para Unicaja y del 18,2% para el banco asturiano.

Normas