La reparación de Ford Europa puede requerir ayuda externa

Una alianza con Volkswagen en capacidad de producción y compras podría ayudarle a dar la vuelta a la deficitaria división

Pintadas contra el cierre de la planta de Ford en Blanquefort (Francia).
Pintadas contra el cierre de la planta de Ford en Blanquefort (Francia).

Ford Motor se está iniciando tardíamente en su trabajo de reparación en Europa. Si el consejero delegado Jim Hackett tiene éxito, su cambio de rumbo podría valer unos 10.000 millones de dólares para los accionistas del fabricante de automóviles. Pero ese nivel de mejora probablemente requerirá ayuda externa.

Ford dio ayer algunos detalles sobre su plan para dar la vuelta a su deficitaria división europea. Ford puede interrumpir modelos no rentables, cerrar plantas y reducir “miles” de puestos de trabajo. La idea es elevar el margen de beneficio operativo de la división a un 6% a lo largo del tiempo, en comparación con un 0,8% negativo en los primeros nueve meses del año pasado.

Si el plan de Hackett funciona, los inversores pueden esperar un precio de la acción turboalimentado. Ford Europa venderá alrededor de 1,7 millones de vehículos en 2023, generando ingresos de poco más de 35.000 millones de dólares (30.000 millones de euros), según los analistas de Morgan Stanley.

Un margen del 6% implica una ganancia operativa de 2.100 millones de dólares (1.800 millones de euros). Aplicando a eso el múltiplo de seis veces del grupo en general, restando los 3.000 millones de dólares (2.600 millones de euros) de pasivos de la división –una vez más utilizando las estimaciones de Morgan Stanley– y el valor del capital de Ford Europa alcanzaría los 9.600 millones de dólares (8.300 millones de euros). Esto implica una ganancia significativa para el grupo de 35.000 millones de dólares (30.000 millones de euros); los accionistas probablemente le den escaso valor a la unidad que genera pérdidas en este momento.

Sin embargo, llegar allí a solas podría resultar poco realista. Con su margen actual, Ford Europa tendría una pérdida operativa de 294 millones de dólares (255 millones de euros) en 2023. Esto sugiere que los lugartenientes regionales de Hackett deben recortar 2.400 millones de dólares (2.100 millones de euros) de la base de costes anuales de la unidad para alcanzar el objetivo de margen. Los sindicatos franceses y alemanes pondrán dificultades para conseguirlo solo con la pérdida de puestos de trabajo. La mísera cuota del 7% del mercado automovilístico de Ford en Europa significa que probablemente carece de las economías de escala en la región para igualar los niveles de productividad de sus rivales más hábiles.

Ahí es donde un socio puede ayudar. El grupo francés PSA ha dado un giro al negocio europeo de General Motors, que antes era deficitario, en parte gracias a una compra de materiales más eficiente y a compartir la capacidad de producción. Hackett también podría unir la suerte de su grupo con, digamos, Volkswagen. El fabricante de automóviles alemán está listo para anunciar una nueva alianza con Ford. La cooperación en Europa podría adoptar la forma de una venta, una fusión de empresas regionales o simplemente compartirendo capacidad de fabricación y compras. Los trabajos de reparación son generalmente más fáciles con más de un par de manos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas