Las 10 ‘soft skills’ que más demandan las empresas

En un entorno digital, la comunicación escrita cobra más importancia que la oral

soft skills
GETTY IMAGES

El 77% de los empleadores piensa que las soft skills son más importantes que los conocimientos”, asegura el vicepresidente de marketing de la plataforma de enseñanza en línea Udemy, Llibert Argerich. Estas habilidades, que se relacionan más con las capacidades personales y sociales de los individuos que con su formación académica, son cada vez más demandadas por las compañías. Especialmente en un contexto en el que las corporaciones abrazan la transformación digital y viven una lucha constante para atraer el talento, estas capacidades se postulan como potentes cualidades diferenciales. “El 82% de los empleadores piensa que en cinco años los puestos de trabajo serán una mezcla entre persona y robot”, apunta Argerich, “y estas habilidades ayudan a las personas a desenvolverse en entornos tan complejos”. Estas son, según Udemy, las soft skillsmás demandadas:

  1. Inteligencia emocional. Ayuda a construir una cultura colaborativa en el lugar de trabajo. “El resto de las inteligencias son importantes para llevar a cabo tareas complejas, pero cuando hay que interactuar con muchas personas distintas, conviene saber cómo relacionarse con cada una de ellas de manera efectiva”, recuerda el experto. Cualidades como la empatía son especialmente útiles en áreas como ventas, servicio al cliente o gestión.
  2. Liderazgo. Los buenos directivos tienen una gran repercusión en el desempeño del resto de empleados. Las compañías correctamente lideradas cuentan con un 89% de trabajadores comprometidos. “Con los equipos de trabajo de hoy en día, colaborar con los distintos departamentos de la empresa es fundamental. Integrar todos estos elementos requiere de una gran capacidad para gestionar proyectos complejos”, reconoce Argerich.
  3. Redacción comercial. Con el auge de canales como el correo electrónico o las redes sociales también en el ámbito empresarial, comunicarse por escrito de manera concisa y persuasiva es una de las aptitudes más demandadas para cualquier puesto. “Aunque la comunicación oral también es importante, la escrita es mucho mayor en volumen. Además, todo el peso de esta última recae en las palabras, mientras que cuando se habla en público también entra en juego la comunicación no verbal”, apunta Argerich.
  4. Estrategias de concentración. Las redes sociales y las oficinas abiertas son algunos de los motivos del descenso de la productividad. “Por eso hay que tener técnicas que permitan huir de las distracciones y centrarse en lo que hay que hacer”, señala el portavoz de Udemy.
  5. Desarrollo personal. Conocerse a uno mismo y ser consciente de las propias fortalezas hace que la efectividad en el trabajo aumente, asegura Argerich. Aspectos como la motivación, la autoestima y prestar atención a las pasiones ayudan a ser mejores líderes y crean un clima de trabajo más positivo.
  6. Hablar en público. Saber conectar con la audiencia, sea en el campo que sea, puede ser un gran impulsor de la carrera profesional. Sin embargo, el experto reconoce que la participación en foros públicos como congresos o presentaciones es menos universal que los correos electrónicos y, por ello, se sitúa más abajo que la comunicación escrita en la clasificación.
  7. Manejo del estrés. En un contexto laboral que cambia a toda velocidad, el 52% de los empleados asegura sentirse más estresado que años anteriores. “Las compañías saben que este problema es enemigo de la innovación y la productividad en los lugares de trabajo y, por eso, evitarlo es una de sus preocupaciones”, alega Argerich.
  8. Negociación. Las organizaciones son cada vez más horizontales y el mando ya no es solo de arriba hacia abajo. En entornos colaborativos, muchas de las decisiones se toman por consenso. “Cada empleado debe trabajar sus habilidades de negociación para aprender a defender sus propuestas, por ejemplo, en un nuevo proyecto o al debatir sobre las metas de su equipo”.
  9. Servicio al cliente. Cuando la mayoría de las compañías insisten en que poner al usuario en el centro es la clave de su estrategia, la atención al consumidor cobra una especial relevancia. “Según un estudio de Help Scout, un 78% de los clientes no realizaron una transacción o no compraron debido a una mala experiencia en el servicio al cliente”, hace hincapié el responsable de Udemy, para quien la empatía y la capacidad de escucha son indispensables para crear vínculos sólidos con los clientes.
  10. Habilidades de entrevista. A uno u otro lado de la mesa, la habilidad para conducir y manejar un encuentro es una cualidad que cada vez se valora más. “Especialmente dada la alta competitividad del mercado laboral”, relata el citado experto.
Normas