Así se protegen los gestores de las caídas en Bolsa

El peso de la deuda en las carteras marca máximos desde el Brexit

Un corredor observa noticias financieras en la Bolsa de Valores de Nueva York.
Un corredor observa noticias financieras en la Bolsa de Valores de Nueva York. EFE

La Bolsa, el activo estrella de los últimos años empieza a perder brillo. Esa es la conclusión que se extrae de la última encuesta de gestores del año que elabora Bank of America Merrill Lynch (BAML). La rotación de las carteras en busca de refugio coge impulso entre los inversores y en diciembre el mercado ha asistido al giro mensual más grande hacia los bonos. Un movimiento que favorecido por los temores a una desaceleración económica y las dudas que generan riesgos pendientes de resolver como el Brexit o la guerra comercial.

Fruto de esta rotación, la exposición a la renta fija en diciembre aumenta en 23 puntos porcentuales, hasta el 35%, el nivel más alto desde el Brexit en junio de 2016. Mientras, la renta variable mundial baja 15 puntos, hasta el 16%, su menor peso en dos años.

La proximidad de la fecha límite para que se haga efectiva la salida de Reino Unido de la UE y la falta de un acuerdo para evitar el Brexit duro aviva los temores. Ante este panorama los gestores rebajan su exposición a la Bolsa británica en 12 punto porcentuales, hasta una infronderación neta del 39%, el segundo nivel más alto de la historia. Los descensos se trasladan a la renta variable de EE UU y la eurozona que caen ocho puntos porcentuales y por primera vez en dos años, los gestores infraponderan la zona euro. Solo los mercados emergentes se libran de los recortes con una sobreponderación neta del 18%, suficiente para que se convierta en la región preferida para los inversores.

Pero no solo la renta fija actúa como escudo protector en el actual escenario bajista. La encuesta muestra cómo por primera vez desde 2004 solo cuatro sectores registran sobrepeso neta. Las industrias que más pesan en las carteras son el comercio minorista, los bienes personales, medios de comunicación y alimentación. En momentos de mayor inestabilidad los gestores de fondos de la UE se decantan por la industria de la salud, de petróleo y gas como y el tecnológico como activos refugio. Esto no cambia, no obstante, el hecho de que la confianza de los inversores esté en mínimos de 14 años.

Recesión frente a crecimiento

Los últimos datos macroeconómicos que se han publicado han reactivado el miedo de recesión. Pero este sentimiento de pánico parece no corresponderse con la opinión de los gestores. La encuesta revela que solo el 9% de los encuestados espera una recesión mundial en 2019, un 2% menos que el mes pasado. Eso sí, el 53% prevé que el crecimiento global se debilite en los próximos 12 meses, la peor perspectiva para la economía mundial desde octubre de 2008. Asimismo, el 47% vaticina un deterioro de las ganancias mundiales, las peores perspectivas en una década.

Por primera vez desde comienzos de año, la operación más repetida no es la inversión en las grandes tecnológicas de EE UU. Solo el 20% de los gestores optan por ello frente al 25% que prefiera invertir a largo en el dólar.

La guerra arancelaria sigue siendo el principal riesgo de cola a nivel mundial. La tregua comercial entre China y EE UU es vista por los gestores como un catalizador para el incremento del apetito por el riesgo de los inversores europeos. Pues como señalan los gestores que participan en el sondeo que elabora la entidad, el mercado de renta variable europeo tiene una mayor exposición a los ingresos que proceden de otras regiones.

En un escenario de retirada de los bancos centrales, el 46% de los gestores se muestran preocupado por el exceso de apalancamiento de las empresas, un factor que cobra una especial relevancia en el mercado americano.

Normas