La homeopatía, la acupuntura y el reiki, bajo la lupa de los científicos y Sanidad

El 5% de los españoles ha sustituido un tratamiento clínico por pseudoterapias

La homeopatía, la acupuntura y el reiki, bajo la lupa de los científicos y Sanidad

Preocupación en la comunidad médico-científica por el auge de la medicina alternativa. Una encuesta reciente, elaborada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt), revela que el 20% de los españoles ha utilizado la homeopatía o la acupuntura para resolver sus problemas de salud. Más aún, el 5% –dos millones de personas si se extrapola a la población total– reconoce que lo usa en sustitución de los tratamientos médicos convencionales y el 14% como terapia complementaria.

Ante esta situación y la presión de clínicos y científicos, que enviaron en septiembre una carta abierta a la ministra de Sanidad, Luisa Carcedo, aduciendo que “las pseudociencias matan”, el Gobierno ha comenzado a tomar cartas en el asunto. El 14 de noviembre pasado, una semana antes de que se diera a conocer el sondeo que incluía la opinión de 5.200 individuos, los ministerios de Sanidad y Ciencia presentaron el Plan para la Protección de las Personas frente a las Pseudoterapias, el primero de varias acciones que prepara el Ejecutivo.

El Gobierno anuncia un plan contra los métodos sin evidencia científica

Este plan, en fase de consulta autonómica, contempla medidas contra la publicidad engañosa, el intrusismo, la eliminación de esta práctica en los centros sanitarios públicos y garantizar que los profesionales dispongan de una titulación oficial reconocida.

Además, se verificarán los títulos de grado y máster para evitar que esta materia se imparta en las universidades y se promoverá la información veraz, basada en el conocimiento científico, etcétera.

Proliferación creciente

No hay registros oficiales, pero la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (Apetp), que colabora con la Organización Médica Colegial (OMC), ha recibido unos 1.000 informes de casos en tres años. Una cifra que puede ser mayor, creen, por el silencio de las víctimas.

El último incidente se conoció en octubre en Jaén. Una mujer de 58 años estuvo hospitalizada diez días, seis en la UCI, después de haberse sometido a un tratamiento naturista que incluía punciones en el tórax y que le provocó un taponamiento cardiaco por rotura del ventrículo, según publicó El País. La mujer ha recibido el alta y el caso está en la justicia, aunque otros no han tenido la misma suerte.

Nuestro absoluto rechazo a las prácticas contrarias a la ciencia y a la profesión médica

Serafín Romero (OMC)

Un hecho que ha sido condenado y denunciado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos: “Reiteramos nuestro más absoluto rechazo a prácticas contrarias a la ciencia, la profesión médica y los valores de la medicina”. Y alertan de los “graves peligros para la salud, incluso la muerte, que acarrea el abandono de terapias médicas, eficaces, seguras y con evidencia científica, por otras sin valor curativo”.

Esta entidad creó en marzo de 2017 un observatorio contra las pseudociencias, las pseudoterapias, el intrusismo y las sectas sanitarias. Una red de educación, divulgación y denuncia de malas praxis clínicas que ya ha identificado hasta 170 técnicas, 31 adicionales a las recogidas por Sanidad en 2011, y de las que solo una mínima parte va dirigida al bienes­tar y confort del usuario, indican. “La profesión médica está muy comprometida”, afirma Serafín Romero, presidente de la OMC.

Se acusa sin fundamento a la acupuntura como terapia sin evidencia, cuando su eficacia está demostrada

Beltrán Carrillo, especialista en geriatría y acupuntor

De hecho, en la encuesta de la Fecyt, los entrevistados dan carácter científico a la acupuntura (33%), la homeopatía (25%) y el reiki (16%), reflejo de la confusión de la población a la hora de distinguir entre una y otra, concluye la directora, Paloma Domingo.

Beltrán Carrillo, especialista en geriatría y acupuntor, asegura que esta práctica es efectiva en 117 patologías. “No pretende ser una alternativa al sistema médico, sino más bien complementario”, defiende, tras alegar que “se acusa sin fundamento y erróneamente a la acupuntura como terapia sin evidencia, cuando su eficacia está demostrada”.

Motivación

Hay personas que acceden a ambos métodos por la necesidad de curación rápida, lo que sucede más en los jóvenes, explica la doctora Aída García, que trabaja en atención primaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam). Mientras que en los mayores y pacientes de mediana edad influye la polifarmacia. “Quieren intentar todo antes de tomar medicación por el temor de añadir otro fármaco a su lista de medicamentos de por vida”, detalla.

Pero “el riesgo está cuando se abandona un tratamiento efectivo, ya sea por desconfianza o porque no ha recibido el bienestar esperado de una vez, por una de estas terapias, porque podría conllevar hasta la muerte”, advierte.

El riesgo está cuando se abandona un tratamiento efectivo por otro que podría conllevar hasta la muerte

Aída García (sescam)

García recuerda el caso de Steve Jobs, el fundador de Apple, que no se sometió a cirugía ni a los protocolos médicos específicos para tratar su cáncer de páncreas y eligió la pseudoterapia en un principio del tratamiento.“Eso le acarreó la muerte con mucha más rapidez, incluso pudo haber tenido una esperanza de vida mayor si se hubiera sometido a la cirugía antes”, cree.

Un ejemplo de que no solo incide el menor nivel educativo y de renta, sino que es un fenómeno extendido también entre colectivos con estudios y ricos, y que ocurre también con los antivacunas.

Normas