Moody's eleva el rating de Repsol a Baa1

Subraya la mejora de sus métricas crediticias, la resistencia de las operaciones de 'downstream' y su decisión estratégica de adoptar su modelo de negocios a la transición energética

Moody's eleva el rating de Repsol a Baa1

Moody's ha elevado el rating a largo plazo de Repsol a Baa1 con perspectiva estable, desde Baa2, según acaba de comunicar la agencia de calificación crediticia. Tras esta subida de la nota, que se sitúa en un aprobado alto, la firma esgrime tres razones principales: la mejora de las métricas crediticias de la compañía española durante los últimos dos años, la resistencia de las operaciones de downstream de Repsol en un momento de volatilidad de los precios del petróleo y su decisión estratégica de adoptar su modelo de negocios a la transición energética", ha afirmado en un comunicado Sven Reinke, vicepresidente senior y analista principal de energética en Moody's.

La firma no ve probable un nuevo ascenso de la nota en el medio plazo, aunque cita como posibles desencadenantes una ejecución "exitosa" de su estrategia de transición energética y una mejora del negocio de upstream (exploración y producción). No obstante, también ha advertido que si la deuda de la compañía no se reduce al ritmo "esperado", su nota como emisor a largo plazo podría volver a descender.

A diferencia de otras compañías energéticas, las métricas crediticias de Repsol han mejorado desde 2016 -cuando decidió mantener el rating en Baa2 con perspectiva negativa- no solo gracias a un incremento del ebitda y de su flujo de caja, sino a la reducción de su deuda. La deuda ajustada y la deuda neta se situaron en 15.600 y 8.800 millones de euros, respectivamente, el pasado mes de septiembre, frente a los 19.500 millones y 14.800 millones de hace dos años, según explica Moody's.

Además, la subida de la nota también es reflejo del perfil resistente de su flujo de efectivo, teniendo en cuentas sus operaciones de downstream (refino, marketing y comercialización) en Europa, cuyas ganancias se redujeron en 2015 y 2016 por los bajos precios del crudo. A pesar de las moderadas ganancias que ha obtenido en los primeros nueve meses del año, la agencia crediticia espera que sus operaciones de refino mantengan esta resistencia y contribuyan de forma solida a los beneficios de la compañía. 

Por otra parte, Moody's considera positiva la decisión de Repsol de incorporar la transición energética a su modelo de negocio mediante la puesta en marcha de un negocio rentable de energía baja en carbono.

Normas