Una buena jubilación, arma para captar y retener el talento

Los seguros de ahorro ganan protagonismo en la previsión

Jubilación

Si bien los planes de pensiones colectivos son el instrumento más común en las empresas que apuestan por la previsión para proteger a toda la plantilla, cuando hablamos de directivos, las compañías se preocupan de ofrecer un incentivo más atractivo e individualizado.

Y aquí entran en escena principalmente los seguros de ahorro que, según datos del II Estudio sobre la situación de las pensiones en España que elabora KPMG Abogados, ocupan un lugar cada vez más importante dentro de la previsión social complementaria en nuestro país. De hecho, el 45% de las empresas tiene sistemas de jubilación instrumentados a través de estas pólizas.

Se usan también para incentivar el retiro de los directivos

“El motivo principal es que los seguros de ahorro son más flexibles que los planes de pensiones de empleo en relación con los requisitos de elegibilidad para acceder al plan. Mientras que es obligatorio permitir el acceso al plan de empleo a todos los trabajadores de la empresa con dos años de antigüedad, en los seguros pueden establecerse requisitos de acceso más restrictivos en función de los objetivos de la compañía cuando pone en marcha el sistema de jubilación”, aclara Álvaro Granado, responsable de pensiones de KPMG Abogados.

Mercer también maneja sus propios datos y asegura en su estudio Total Remuneration Survey 2018 que aproximadamente el 60% de las empresas participantes, medianas y grandes, locales y multinacionales tienen, para al menos un colectivo de sus empleados y/o directivos, un plan de jubilación.

Según KPMG, el 45% de las empresas tiene sistemas de jubilación instrumentados a través de pólizas de seguro

Para Miguel Ángel Menéndez, ejecutivo principal de esta entidad, varias son las razones por las que podemos pensar en implantar un plan de jubilación para los equipos directivos o mandos intermedios: diversificar el paquete retributivo, complementar la pensión pública, retener a aquellos empleados o directivos elegidos, incentivar su salida al alcanzar la edad de jubilación y aprovechar las ventajas fiscales de este tipo de productos.

Efectivamente, “las multinacionales o grandes empresas suelen contar con este tipo de planes de ahorro para directivos o personal cualificado, a través de seguros colectivos, en su mayoría otorgando derechos en caso de baja, aunque observamos cierta tendencia a que los nuevos planes no contemplen este hecho, precisamente buscando más el objetivo de la retención y, sobre todo, como herramienta incentivadora de la jubilación a una determinada edad”, observa Ángel García, director técnico del área de pensiones de Willis Towers Watson.

Solo para el 16% de trabajadores

Previsión social. Cristina Sánchez, jefa de vida y pensiones de Zurich Empresas España, señala que la previsión social en el ámbito de las compañías españolas alcanza tan solo al 30% de la cifra de ocupados, pero “en realidad esta cobertura es mucho menor, puesto que de estos 30 puntos, casi 14 están representados por trabajadores que no tienen una cobertura de pensión complementaria de jubilación, sino una cobertura de seguro de vida riesgo”. Por lo tanto, la cobertura de jubilación del segundo pilar alcanza a poco más del 16% de los ocupados españoles.

Añade que en otros casos, cuando la empresa no quiere asumir el coste de estos planes, suelen utilizar “sistemas de retribución flexible, es decir, el empleado sacrifica retribución dineraria para que sea la empresa la que realice una aportación a su favor a un seguro colectivo de ahorro”.

Asimismo, en Mercer han observado un crecimiento en los productos de ahorro no ligados a la edad de jubilación, sino como complemento al salario y a una posible indemnización de salida en edades cercanas a la jubilación.

“El que desde 2012 la jubilación no sea forzosa por parte de las empresas ha hecho que muchas de estas diseñaran programas de ahorro, no necesariamente compromisos por pensiones, para incentivar la salida de sus mandos intermedios o personal directivo”, matiza Miguel Ángel Menéndez.

Los seguros de ahorro podrían cobrar mayor protagonismo si se consideraran como lo que son, soluciones de previsión empresarial

Álvaro Castillo del Carpio, director de desarrollo de negocio de Mapfre Vida

Álvaro Castillo del Carpio, director de desarrollo de negocio de Mapfre Vida, cree que los seguros de ahorro “podrían cobrar mayor protagonismo si no se consideraran exclusivamente como productos de ahorro, sino como lo que realmente son, soluciones de previsión empresarial, que permiten que las empresas se vayan dotando de unos recursos financieros que, al plazo previsto, permitan facilitar las soluciones para las cuales se han ido dotando”.

Agrega que tradicionalmente han sido las grandes empresas las que mejor han sabido utilizar este tipo de productos, si bien “ahora las pymes están empezando a entender lo que estos productos aportan y cada vez más consideran su contratación, después de un buen análisis de sus necesidades y de recibir asesoramiento profesional”.

Que las pymes ofrezcan planes de empleo a sus empleados, otro de los retos

En cualquier caso, Clara Armengol, miembro de la Comisión de Financiación de Edad&Vida y directora de Negocio, Ahorro y Pensiones de Banco Sabadell, cree que "tenemos un importante reto en conseguir que las pymes, no olvidemos que representan la mayor parte de nuestro tejido empresarial, ofrezcan planes de empleo a sus empleados. Para ello, serían necesarios cambios legales que facilitaran los trámites de constitución, y por qué no, que promovieran la opción por defecto de acumular, en este tipo de productos, un porcentaje concreto del sueldo".

Normas