La independencia da valor añadido

A tres y cinco años, el rendimiento de las boutiques brilla frente al bancario.

Con el paso de los años, las grandes entidades mejoran los resultados.

Planes independientes pulsa en la foto

Lo más fácil es acudir a nuestro banco. Allí desplegarán sobre el mostrador su catálogo de planes y ofrecerán el producto que aparentemente mejor se adapta a nuestras necesidades. Pero esa comodidad puede hacernos perder buenas oportunidades. Y es que los principales productos de ahorro de las gestoras independientes están demostrando que lo hacen, habitualmente, mejor que los de las entidades vinculadas a bancos.

Lo demuestran los números: los principales productos de las independientes ganan a medio plazo, mientras que los mayores planes de las bancarias arrastran pérdidas generalizadas, con datos de VDOS. No obstante, hay que tener en cuenta un matiz importante: la categoría y el riesgo que llevan aparejados.

Paula Mercado, directora de análisis de VDOS Stochastics, señala que tanto unas como otras se han situado en negativo en 2018 y en el último año, consecuencia del aumento de la volatilidad y de las correcciones. Pero, a partir de los tres años, las rentabilidades comienzan a repuntar en los planes de las gestoras independientes, “en parte por su vocación de mayor riesgo, pero también por su mejor gestión, como puede apreciarse en los planes de retorno absoluto y de renta fija euro a corto plazo. Esta recuperación no comienza a hacerse notar hasta llegar al periodo de cinco años en el caso de las gestoras bancarias, con casi la mitad de los planes superando los retornos de la categoría, y algo similar ocurre a diez años”.

En la comparativa brillan las gestoras independientes, ya que la mayoría de los planes superan la rentabilidad media de la categoría a cinco años y todos ellos a diez años.
Así, los planes con más patrimonio de los bancos presentan muchos de ellos pérdidas a tres años que pueden llegar al 4,25% del BS Pentapensión o al 4,1% de Mi Plan Santander Prudente, muy por debajo de la media de sus respectivas categorías. De entre los diez mayores solo se salva BBVA Plan Multiactivo Conservador, que arranca una rentabilidad del 0,22%, en línea con el conjunto de planes de esa clase. A cinco años, sí es más común encontrar retornos positivos entre los productos bancarios con más dinero ahorrado.

La rentabilidad a largo plazo es el principal valor añadido, dice Gustavo Trillo, director comercial de Bestinver, una de las gestoras con más solera, y cita el Bestinver Plan Mixto como el más rentable de España a 15 años. “Cuando un partícipe ahorra debe exigir rentabilidad a sus ahorros. No es una cuestión de bonificaciones, regalos, ni de pagar las menores comisiones. Admite que en los últimos años “comienzan a acercarse ahorradores descontentos con los retornos percibidos de los bancos”.

En Renta 4 Pensiones argumentan que sus más de 20 años de experiencia, gestionando un patrimonio de más de 3.500 millones de euros entre los 36 planes que ofrecen, tanto de la casa como marca blanca –son los responsables de los planes naranja de ING Direct–, les proporciona un conocimiento que “en números se traduce en la buena rentabilidad que obtenemos, lo que nos coloca en una situación idónea para maximizar la prestación de jubilación”.

Ángel Olea, director de inversiones de Abante, cree que el tipo de ahorrador de estas gestoras busca planificar sus inversiones con una visión de largo plazo, “nuestro cliente tipo se corresponde con un profesional que ha alcanzado cierto nivel en su carrera y que se preocupa por la gestión de su ahorro en el largo plazo para cumplir sus objetivos vitales y profesionales”.

Carlos González Ramos, subdirector de relación con inversores de Cobas, tiene como su mantra el horizonte de inversión; de hecho, “somos pacientes a la hora de invertir, el tiempo juega a nuestro favor”, y asegura que entre sus clientes se encuentran “desde empresarios a menores de edad”.

En Tressis, Javier Monjardín, su director de análisis, indica que conviven dos tipos de clientes: el arriesgado –“gente con un horizonte temporal alto a fecha de jubilación que apuesta por activos de riesgo con una gestión activa con independencia del ciclo de mercado en el que nos encontremos”– y el equilibrado –ahorradores cercanos a la jubilación, pero con tiempo suficiente para poder asumir unos niveles de riesgo medios– en su asignación de activos.

Los nuevos asesoran para otros


La gestión de fondos de inversión y de planes de pensiones está separada siempre. Incluso aunque las carcasas de ahorro repliquen casi al milímetro los movimientos que acometen sus fondos hermanos. A veces, las entidades deciden delegar esa capacidad a otras empresas. Eso es lo que han hecho dos de las gestoras de fondos más conocidas y al mismo tiempo más jóvenes. Tanto Cobas, montada por una de las estrellas españolas de la gestión valor, Francisco García Paramés, como azValor, la que crearon sus excompañeros tras salir todos de Bestinver, han decidido solo asesorar planes y ceder la gestión de sus productos de ahorro en Inverseguros Pensiones. Tressis se apoya en otra aseguradora, CNP Partners.

Normas