Emprendedores

Más del 90% de los fondos invertidos en 'startups' tecnológicas van a empresas creadas por hombres

Estas compañías captarán este año 1.590 millones de euros en España, el doble que en 2017, según Atomico

La comunidad española de desarrolladores es la que más crece en Europa Occidental

Oficinas de Jobandtalent.
Oficinas de Jobandtalent.

Las startups españolas de base tecnológica duplicarán este año la inversión captada frente a 2017. Se estima que en 2018 estas compañías recibirán 1.800 millones de dólares (1.590 millones de euros) en comparación con los 938 millones de dólares 2017. Aunque el dato es positivo, aún queda lejos de la cifra obtenida por sus homólogas en Alemania y Reino Unido, que captarán más de 4.000 millones y 7.400 millones, respectivamente. En el conjunto de Europa, y según un informe de Atomico y Slush presentado hoy en Helsinki sobre la situación del sector tecnológico europeo, las startups tecnológicas captarán este año en el Viejo Continente una inversión de 23.000 millones de dólares frente a los 19.600 millones de 2017 y muy lejos de los escasos 5.000 millones de 2013.

El estudio señala que este sector está creciendo cinco veces más rápido que el resto de la economía de Europa, pero advierte de un grave problema: el 93% de los fondos obtenidos por startups de base tecnológica en 2018 respaldadas por capital riesgo ha ido a proyectos fundados solo por hombres. “No tenemos cifras por países, pero no hay muchas diferencias”, explica a Cincodías Tom Wehmeier, socio y director de investigación de Atomico, cuando se le pregunta por España.

Para Wehmeier, esta situación refleja unos prejuicios y estereotipos fuertemente arraigados en la sociedad sobre qué tipo de personas prosperan en el mundo tecnológico. Por ello, advierte, "necesitamos la cooperación y el esfuerzo de todos los miembros del ecosistema (fundadores, inversores, miembros experimentados de la industria de la tecnología y mentores) para solucionar el problema". También explica que en Atomico piden a las empresas en las que invierten que realicen esfuerzos para mejorar la diversidad y han lanzado, en asociación con la organización sin ánimo de lucro Diversity VC, un manual de diversidad para ayudar a los fundadores de startups a abordar este tema "desde el primer minuto”. 

El demoledor dato llega pocos días después de que se anunciara en España la creación de un nuevo fondo, Red Ventures Fund, para invertir solo en startup creadas y dirigidas por mujeres. El fondo es de la gestora Red Capital Partners, fundada por Luz Ramírez. Curiosamente este problema de diversidad que señala el informe de Atomico tiene lugar pese a que hay estudios que demuestran que las startups fundadas por mujeres generan el doble de ingresos que las de los hombres. Uno de The Boston Consulting Group (BCG) y MassChallenge, publicado hace unas semanas, revelaba que por cada dólar de financiación, las nuevas empresas propiedad de mujeres habían generado 78 centavos en ingresos, mientras que las creadas por hombres habían generado menos de la mitad de esa cantidad, solo 31 centavos.

Barcelona y Madrid tienen la quinta mayor proporción de capital por desarrollador de Europa; Madrid, la octava.

Más allá de esta problemática, el informe de Atomico arroja otros datos relevantes para el ecosistema español de startups: España se ha posicionado como tercer destino para el talento tecnológico en Europa, tras Reino Unido y Alemania; Madrid y Barcelona ya están entre las 10 comunidades tecnológicas más importantes de Europa (quinta y sexta, respectivamente), y la comunidad española de desarrolladores creció más rápido que cualquier otra de Europa Occidental. Dicha comunidad cuenta hoy con 308.500 miembros frente a los 268.000 de 2017.

Si bien el 42% de los trabajos de ingeniero de software en España son difíciles de cubrir (solo detrás de Holanda), España ha experimentado el mayor crecimiento de búsquedas foráneas para puestos de ingeniero de software, según datos de Indeed, “lo que indica su posicionamiento como imán para el talento tecnológico”, resalta el informe.

El estudio subraya también que tanto Barcelona como Madrid tienen una “elevada” proporción de capital por desarrollador. Barcelona posee el quinto porcentaje más alto de Europa, con 36,138 dólares por desarrollador, y Madrid, el octavo, con 19.106 dólares. Otro dato a destacar es que entre los business angels domiciliados en España, dos de ellos están entre los diez más prolíficos de Europa. Uno es François Derbaix, con 25 inversiones; el otro, Carlos Blanco, con 20.

Tom Wehmeier, socio y director de investigación de Atomico, señala que Europa está ahora recogiendo los primeros frutos de la transformación de su ecosistema tecnológico. “Las semillas del éxito de este año se plantaron hace una década, y por eso hay que esperar éxitos aún mayores en los próximos años”, dice. Con este contexto, Wehmeier opina que “Silicon Valley puede continuar siendo una fuente sorprendente de innovación, pero su participación global en las futuras historias de éxito de la tecnología disminuirá”.

François Derbaix y Carlos Blanco entre los 10 business angels más prolíficos de Europa

“La capitalización de las empresas tecnológicas europeas cotizadas representa solo el 8%, frente al fuerte peso de las de EE UU y Chinas, pero la mayoría de ese valor en el caso de las estadounidenses pertenece a cinco empresas (Apple, Microsoft, Amazon, Alphabet y Facebook) y la mayoría tiene más de 20 años. Si cogemos solo las tecnológicas fundadas desde 2006, para entender mejor hacia donde vamos, vemos que el peso de Europa es mucho mayor, el 21% frente al 33% de China y el 47% de EE UU”, añade el responsable del estudio.

El informe resalta que 17 empresas europeas alcanzaron este año valoraciones de 1.000 millones de dólares (entre ellas Cabify, iZettle, OakNorth Bank, N26, Revolut o GitLab). En 2017 fueron solo ocho empresas y siete en 2016. También destaca que tres de las diez principales tecnológicas que han salido a cotizar son europeas (Spotify, Adyen y Farfetch). Entre las empresas españolas que cita "porque contribuyen a completar la imagen de un país que goza de una buena salud tecnológica" están, además de la citada Cabify, Glovo, Typeform, Jobandtalent y LetGo.

Según Atomico, el crecimiento "espectacular" de las tecnológicas europeas y su éxito sin precedentes no se le ha pasado por alto a las family offices ni a los business angels. En los últimos años han invertido más de 5.000 millones de dólares en fondos europeos de capital riesgo. "Solo las agencias gubernamentales han invertido más en el mismo periodo", resalta el informe, que destaca igualmente cómo mientras las famify offices hacen caja, los fondos de pensiones se mantienen al margen.

"La participación global de Silicon Valley en las futuras historias de éxito disminuirá", según Atómico

"Salvo los fondos nórdicos, está claro que los fondos de pensiones no están rentabilizando suficientemente los beneficios de este tipo de empresas. En los últimos cinco años, los fondos de pensiones solo han invertido 1.700 millones de dólares en capital riesgo europeo", aseguran los autores del informe, que, para ponerlo en contexto, resaltan que los fondos de pensiones europeos gestionan activos por 4.000 billones de dólares. "Es necesario corregir la brecha de financiación institucionales", remarca Wehmeier. 

 

En 2019: más rondas de 500 millones y tirón de Málaga

Wehmeier avanza cuatro predicciones para el ecosistema de startups europeas en 2019: habrá más fondos destinados a invertir en comunidades con poca representación, como las mujeres y otras minorías; más fundadores de startups elegirán quedarse en sus países europeos para construir sus compañías a medida que mejoran la calidad de los ecosistemas locales en Europa; habrá más rondas de financiación de 500 millones de dólares, y más salidas a Bolsa de empresas orientadas al software como servicio como la compañía Mimecast.

Para España, Atomico prevé un conjunto más diverso de centros tecnológicos, donde además de destacar Madrid y Barcelona, lo hará Málaga, que ya se posiciona como el decimotercer centro de más rápido crecimiento en Europa.

Normas