Renault, Nissan y Mitsubishi reafirman el compromiso con su alianza

Celebran en Ámsterdam la primera reunión de la alianza tras la detención de Ghosn

Ejecutivos franceses y nipones intentan enfriar los rumores de tensiones

Directivos de Renault y Nissan llegan a la reunión de la alianza en Amsterdam.
Directivos de Renault y Nissan llegan a la reunión de la alianza en Amsterdam. REUTERS

Los grupos automovilísticos Renault, Nissan y Mitsubishi reafirmaron hoy su adhesión a la alianza que forman, en un momento de incertidumbre por la detención de su presidente, Carlos Ghosn, en Japón por un supuesto fraude fiscal. En un comunicado, los tres socios explicaron que "de forma unánime y con convicción" sus consejos de administración han "reafirmado" estos últimos días su "profundo" compromiso con la unión. También destacaron el "éxito" sin igual de la alianza, con la que insistieron en que están "plenamente comprometidos".

El comunicado llegó en un día en que está prevista una reunión de responsables de las tres empresas en Ámsterdam, donde tiene su sede la empresa común, formalmente para hablar de cuestiones operativas pero no de la gobernanza, según dijeron a Efe fuentes de Renault. "El ánimo es de colaboración", afirmó a Reuters un ejecutivo presente en la reunión "la gente está centrada en el negocio".

Desde el arresto de Ghosn a su llegada a Tokio el pasado día 19, se han disparado los rumores sobre la supuesta voluntad de Nissan de aprovechar la ocasión para cambiar las reglas de funcionamiento de la asociación común, en la que la empresa japonesa estima que no se considera el peso económico que tiene. El consejero delegado de Nissan, Hiroto Saikawa, ha sido crítico con los términos de la alianza, y ha tenido un papel clave en la investigación interna sobre Ghosn. No ha acudido en persona a la reunión, mientras Thierry Bolloré, responsable interino de Renault, tampoco ha sido visto en Amsterdam.  

Nissan y Renault crearon la alianza en 1999. En ese momento la compañía francesa respaldó a la japonesa que atravesaba serias dificultades. Ghosn, que ya había salvado de problemas similares a Renault, procedió a un severo ajuste (que le valió el mote de "Le cost killer) del fabricante japonés y diseñó el esquema de cooperación con la firma francesa. La estructura conformada dio a Renault, en la que el Estado francés conserva una participación del 15%, un 43 % del capital de Nissan, que por su parte sólo dispone del 15% del grupo del rombo y no tiene derechos de voto. En 20 años, las cosas han cambiado: Nissan representó 92.000 millones de euros de facturación en 2017, frente a los 58.000 de Renault.

El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, ha subrayado en los últimos días que no quiere ninguna modificación del equilibrio entre ambos socios. Ha señalado que en ausencia de Ghosn, el director general de Renault, que es de forma provisional el francés Thierry Bolloré, debe continuar siendo el presidente de la alianza.

El Palacio del Elíseo ha informado de que el presidente francés, Emmanuel Macron, tiene intención de hablar de esta cuestión con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, durante la cumbre del G20 que se celebra en Buenos Aires. 

Ghosn llegó a ser presidente de las tres compañías que conforman esta unión de empresas, además de máximo directivo de la Alianza. Poco después del arresto del directivo, el consejero delegado de Mitsubishi, Osamu Masuko dijo lo siguiente: "No creo que haya nadie más en la Tierra como Ghosn que pueda manejar a Renault, a Nissan y a Mitsubishi".

Normas