Lendix cambia de nombre y extiende sus tentáculos a los Países Bajos

Desde hoy la fintech pasa a llamarse October y establece como objetivo los 30 millones

Aumenta el importe máximo de préstamos en España de los 3,5 millones a los cinco millones

Imagen de la web.
Imagen de la web.

Lendix, la plataforma de crowdlending francesa presente en España desde octubre de 2016, cambia de nombre y desde este miércoles pasa a llamarse October. El cambio de denominación va acompañado de un rediseño de la plataforma y de un nuevo en el proceso de internacionalización. A partir de hoy sus servicios están presentes en Países Bajos, su cuarto mercado. Lendix, fundada en octubre de 2014 por Olivier Goy, llegó a España en 2016 tras conseguir la autorización de la CNMV para operar. Tras la entrada en Holanda, la compañía tiene como objetivo en 2019 poner un pie en Alemania y desde allí extender sus tentáculos a otros países con el objetivo de cubrir la zona euro.

“El cambio que hoy afrontamos se lleva gestando desde junio cuando cerramos la tercera ronda de financiación de 32 millones de euros, que supuso la entrar de inversores extranjeros”, afirma Grégoire de Lestapis, CEO de October en España. El responsable de la firma en el mercado nacional señala que el momento de afrontar los cambios era ahora o nunca. “Todavía dispones de un tamaño reducido que permite afrontar este tipo de cambios”, explica. Con menos de 100 personas trabajando para la compañía, Lestapis explica que con el cambio de nombre la firma quiere posicionarse como el centro de servicios para las empresas y traspasar la barrera del producto, es decir, el préstamo. “Queremos estar al lado de las empresas en el momento de crecimiento y elegimos October, un mes señalado para la compañía”, explica el responsable en España. Este nombre además de recoger la vocación internacional de la compañía es fácil de recordar. Desde la plataforma recuerdan que la facilidad es una de sus principales características. “Nuestro objetivo es potenciar el crecimiento de las empresas simplificando y democratizando la información”, señalan.

Hasta la fecha October ha prestado financiación a 505 empresas, 50 de ellas en España. El importe total de millones concedidos alcanza los 230 millones. Para este año la dirección se marca como objetivo alcanzar los 30 millones en el mercado español. A pesar de esto, Lestapies reconoce que las cantidades medias continúan siendo bajas. “Nuestro nicho de acción se enfoca a las empresas más pequeñas, que son las que más riesgos generan”, subraya.

Para despertar el interés de compañías de mayor tamaño, October ha creado el concepto de inversor híbrido. Junto a los inversores particulares, la firma creó en enero de este año un fondo de 200 millones que está integrado por institucionales entre los que destacan las aseguradoras que quieren un nuevo activo (los préstamos diversificados a las empresas europeas) es instituciones como el Banco Europeo de Inversiones (BEI) a través del Fondo Europeo de Inversiones (FEI). El objetivo es entrar en el segmento de las medianas empresas y aumentar el importe máximo de préstamos en España de los 3,5 millones a los cinco millones.

Lestapis destaca que la principal diferencia con la banca además de la rapidez (en un minuto le dan calificación a la compañía y en 48 horas le hacemos una oferta en firme) es la sencillez y que no exigen la contratación de productos vinculados. “Nosotros miramos la empresa, su capacidad de repago y lo que realmente está detrás. Podemos financiar productos tangibles o intangibles como una campaña de marketing, internacionalización. Cuando las compañías van a contratar estos servicios a un banco muchos rechazan la financiación de productos intangibles porque ellos operan con activos reales sobre los cuáles piden una garantía”, matiza. El responsable en España señala, no obstante, que en October no se dedican a aprobar una financiación rechazada por un banco, lo que cambia es “que financian finalidades diferentes”.

October tienen claro que no quieren sustituir a la banca sino servir de complemento de la mano de la regulación. Los beneficios no se limitan solo a las compañías sino que se extienden también al inversor particular que puede obtener hasta un 5,5% de rentabilidad por prestar su dinero. Según las estadísticas que maneja la empresa cada persona invierte de media 120 euros.

Normas