Empleo

La creación de empleo se ralentiza con 183.900 nuevos trabajadores en la temporada de verano

La tasa de paro cae al 14,55% con el descenso de 164.100 parados

El número de ocupados supera los 19,5 millones por primera vez desde 2008

La creación de empleo se ralentiza con 183.900 nuevos trabajadores en la temporada de verano

La campaña de verano ha propiciado la creación de 183.900 nuevos puestos de trabajo, lo que sitúa el número total de ocupados en 19.528.000 personas, el nivel más alto desde finales de 2008, según las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves por el INE. En 12 meses se han creado 478.800 empleos. Estos datos, con todo, son peores que los de 2017, cuando se crearon 235.900 empleos, y 2016, con 226.500. El crecimiento del empleo, así, se ralentiza hasta el 2,51% interanual, frente al 2,8% que marcaba en el trimestre anterior y hace un año.

Por su parte, el número de parados bajó en España en el tercer trimestre del año en 164.100 personas, con lo que el número total de desempleados se sitúa en 3.326.000 personas, según. La tasa de paro se sitúa en el 14,55%, lo que supone 73 centésimas menos que en el trimestre anterior. En el último año esta tasa descendió en 1,83 puntos.

La inmensa mayoría del empleo creado, como corresponde especialmente a la temporada estival, se creó en el sector servicios, con 210.000 nuevos ocupados; la construcción generó 25.000 nuevos puestos de trabajo, la industria apenas creó 3.000 empleos y la agricultura registró una fuerte pérdida de 54.000 oucpados, lo que supone una destrucción de ocupación más del 6%.

Dos de cada tres nuevos puestos de trabajo fueron ocupados por hombres en este tercer trimestre (134.000 trabajadores más), mientras que las mujeres ocuparon 50.000 puestos de nueva creación. En cuanto a la nacionalidad, el 83% fueron españoles y el resto extranjeros. Aunque estos últimos mantienen un ritmo de creación de empleo interanual, de casi el 6%, lo que supone prácticamente triplicar la media nacional.

Las últimas convocatorias de ofertas de empleo público se dejan también sentir con una mayor recuperación de este colectivo, que ganó casi 50.000 ocupados en el tercer trimestre del año, lo que representó uno de cada cuatro nuevos puésto de trabajo.

La mitad del nuevo empleo (93.400 puestos) fueron ocupados por trabajadores mayores de 50 años, mientras que en el grupo de aquellos que tienene entre 30 y 39 años se destruyeron 63.600. Si bien, en cuestión de edad, lo más llamativo es la recuperación del empleo entre los más jóvenes, de 16 a 19 años, que vieron incrementada su ocupación en el verano un 26,5%, con 34.700 nuevos ocupados y crecen un 12% en los últimos doce meses. En general, casi la otra mitad del nuevo empleo (el 48%) lo ocuparon trabajadores de entre 16 y 24 años.

Desempleo

En los 12 últimos meses el paro disminuyó en 405.800 personas (-10,87%). Y por sectores, el desempleo se redujo este trimestre en los servicios (58.600 parados menos) y en la industria (-2.000). En cambio, aumentó en la construcción en 9.300 y en la agricultura en 7.800.

Pero, quizás el mejor dato en materia de desempleo sea la disminución en 129.300 personas del colectivo de parados de larga duración que perdieron su empleo hace más de un año, hasta sumar un total de 1.383.000, el 41% del total de desempleados. Este grupo se ha recortado en más de un 14% en los últimos doce meses. Si bien, una parte de estos parados de larga duración podrían haber pasado a ser inactivos, un grupo que se incrementó en 57.200 personas en el trimestre y en 176.600 en el último año.

Por comunidades autónomas, las mayores bajadas trimestrales del paro se registraron en Cataluña (28.300 parados menos), Islas Baleares (-24.600) y Castilla-La Mancha (-23.800). En términos anuales, las mayores reducciones del número de parados se produjeron en Andalucía (107.400 menos), Cataluña (-72.000) y Comunidad Valenciana (-55.300).

Recuperación y mayores jornadas

Durante la crisis económica se llegaron a destruir 3,8 millones de puestos de trabajo, pasando de 20.753.400 ocupados en el tercer trimestre de 2007 a 16.950.600 en el primer trimestre de 2014. Desde ese mínimo de oucpación, se han recuperado 2,56 millones de empleos, con lo que aún quedarían por crear 1,2 millones de puestos para volver a máximos del mercado laboral español previo a la crisis.

La calidad del nuevo empleo está marcada por la temporalidad veraniega: ocho de cada diez nuevos puestos de trabajo fueron eventuales. Con ello, la tasa de temporalidad escala al 27,43% la mayor tasa desde 2008. Sin embargo, la duración de las jornadas se alargó abrumadoramente en verano, con casi 370.000 ocupados más a jornada completa y 186.000 trabajadores menos con jornada parcial. En comparación con el último año, este efecto de alargamiento de las jornadas se ve igualmente, con 490.800 trabajadores a jornada completa más y 12.000 con jornada parcial menos.

Los que no terminan de recuperarse en general son los autónomos. En el tercer trimestre el colectivo apenas se incrementó en 7.000 personas y en el último año se han dado de baja casi 50.000 trabajadores por cuenta propia. Aunque no se han comportado igual los autónomos con asalariados, que sí crecieron en 32.200 personas durante el verano, frente a una destrucción de 25.800 puestos de autónomos sin empleados en el mismo periodo.

Normas