La venta online evita el estancamiento del negocio de Ikea en España

Sus ingresos crecen un 2,1% hasta los 1.497 millones en el último ejercicio fiscal

La venta online creció un 50% hasta los 78 millones de euros

La venta online evita el estancamiento del negocio de Ikea en España
REUTERS

El negocio de Ikea en España sigue generando cifras récord, aunque a un ritmo de crecimiento menor. La compañía sueca facturó 1.497 millones de euros en el ejercicio fiscal 2018, finalizado el 31 de agosto, lo que supone un crecimiento de 31 millones, un 2,1% más respecto al año anterior, frente al avance de más del 5% que experimentó en 2017 en comparación con 2016. A nivel mundial, la facturación de Ingka Group, la sociedad que agrupa el 90% del negocio mundial de Ikea, incluido el español exceptuando los centros de Canarias y Baleares, también creció por encima del mercado nacional, un 4,7% hasta llegar a los 34.800 millones de euros.

El aumento de las ventas digitales han impulsado en buena parte la mejora en la facturación de la compañía, que según han explicado hoy sus responsables, atraviesa una etapa de profunda transformación digital. En el mercado español, los ingresos online ya suponen el 5,2% de la facturación total, 78 millones de euros, el doble que hace un año, lo que ha contribuido de forma decisiva a mejorar la cifra definitiva de ventas de la compañía. En esa estrategia digital será clave el desarrollo del formato urbano, que Ikea ya ha estrenado en Madrid con dos espacios, uno ubicado en la calle Goya y otra en la calle Serrano. “Se trata de interactuar con las personas, y adaptar nuestras tiendas de la mejor forma a las oportunidades que proporciona la digitalización”, ha afirmado el consejero delegado de Ingka Group, Jesper Brodin.

La responsable del negocio en España, Petra Axdorff, ha destacado que tanto Madrid como Barcelona forman parte de las 30 ciudades que Ikea ha seleccionado para desarrollar su estrategia urbana en todo el mundo, junto a otras como Nueva York, Shanghai, París y Estocolmo. En el caso de Barcelona, que aún carece de tienda urbana, Brodin ha confirmado su importancia, afirmando “que es una ciudad enorme, con mucha población y muy cosmopolita”. El hecho de haber sido seleccionada entre esas 30 ciudades anticipa una próxima apertura en la ciudad condal, aunque la consejera delegada en España no ha confirmado en qué fecha. 

La compañía no ha especificado la evolución de sus beneficios en el último ejercicio. Brodin ha comentado que "la transformación necesita dinero", añadiendo que las elevadas inversiones que está acometiendo la compañía están incrementando sus gastos corrientes, dando a entender un estrechamiento de su margen. Ya en 2017, el grupo Ikea registró un descenso de su beneficio neto del 40% a nivel mundial, pasando de 4.200 millones a 2.500.

"Mismas normas para todos"

Jesper Brodin también ha valorado la competencia que supone Amazon, y sobre todo, las distintas barreras fiscales que enfrentan los operadores de la distribución física y los nativos digitales, que se enfrentan a un nuevo impuesto del 3% en España. "Me consta que la ambición en Europa es proporcionar leyes y normas del juego igualitarias y justas para todos", ha valorado Brodin, quien ha reconocido conversaciones sobre esta cuestión con el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

"La tecnología esta cambiando muy rápidamente, y hasta donde yo se, la legislación esta intentando entender cómo se aplican los mismos principios a distintos fenómenos. Los principios fiscales deben ser iguales para todos los países y todos los formatos", ha proseguido Brolin, quien rechazó comentar la investigación que la Comisión Europea inició para determinar si dos pactos fiscales a los que Ikea llegó con Holanda le permitieron reducir su factura fiscal.

Normas