Celestino García: “La fábrica del siglo XXI es el 'smartphone"

Es desde 2001 vicepresidente del gigante de tecnología coreano Samsung

Anima a los jóvenes a sumarse a la industria 4.0 y anuncia la gran revolución del 5G

Tecnología
Celestino García, vicepresidente de Samsung.

Su currículo profesional siempre ha estado ligado a empresas de corte tecnológico. Tras su paso por Telefónica y Ericsson, Celestino García (Madrid, 1972), licenciado en Marketing y Empresariales, es desde hace 17 años el máximo responsable en España del gigante coreano Samsung. La filial española ganó 29 millones de euros en 2017, lo que supone un incremento del 8,1% respecto al beneficio del año anterior, y facturó 1.814 millones en España, un 5,5% más. La entrevista se realiza fuera de despachos, en un ambiente relajado en la terraza de un hotel madrileño, momentos antes de una presentación con el cantante Pablo Alborán, embajador y protagonista de la nueva campaña Momentos por Vivir de Samsung.

Ha trabajado en tres culturas empresariales diferentes, como son la española, la sueca y la coreana, ¿qué ha aprendido en cada una de ellas?

El grupo Telefónica marcó mi carrera profesional, entré antes de la burbuja de internet, en una época de efervescencia magnífica, y aprendí a trabajar en equipo y que las cosas no suceden por obligación jerárquica, sino porque es necesario. De Ericsson me llevaría la planificación, el orden y la transparencia en la dirección, además del excelente cuidado hacia las personas. Y en Samsung, la pasión, es una empresa apasionada. Lo más destacable de ella es que no hay límites, y siempre se mira al futuro.

¿Fue eso lo que le atrajo de Samsung para apostar por ella?

Fue el crecimiento que tenía por delante la compañía, y además la oportunidad que suponía para mí como persona. Cuando comencé a trabajar en ella, tenía una posición grande, pero a años luz de donde estamos ahora. Cada dos años he vivido contextos y situaciones diferentes.

En 2013 recibió el premio al empleado del año a nivel mundial, ¿qué valoró la compañía para tal reconocimiento?

Fue un verdadero honor porque la selección se hizo entre más de medio millón de personas, y me permitió que viajara con mi familia a Corea. Creo que se tuvo en cuenta el tener una carrera consistente dentro de la empresa, haber logrado objetivos importantes en el mercado español, además de construir un equipo de trabajo de primer nivel.

¿Qué supone el mercado español para Samsung?

Somos el quinto país de Europa, dentro de un equipo europeo de primer orden. En España trabajan 350 personas de manera directa y más de 800 de forma indirecta. Trabajamos con los distintos operadores, con Telefónica hemos solidificado la relación, relanzamos el 3G con Vodafone, y reforzamos nuestro vínculo con Orange, además de mantener una estrecha relación con retailers como El Corte Inglés y MediaMarkt. Ahora mismo trabajamos en la incorporación de la tecnología 5G, que llevará los índices de productividad a niveles altos y ayudará a modernizar la economía.

¿En qué se traduce esa modernización de la economía?

Se trata de una velocidad nunca vista hasta ahora, que permite conectar miles de millones de dispositivos, optimizar líneas de producción, mantenimiento productivo, hacer posible las tiradas de un solo producto o pieza, de manera que la personalización será llevada al extremo, establecer comunicaciones sin retardos, realizar videoconferencias de gran calidad… Es algo único, que facilitará hacer muchas más cosas.

No se las guarde, compártalas.

Favorecerá la internacionalización de nuestras empresas. España se ha perdido olas industriales, pero podemos engancharnos y competir con multinacionales de todo el mundo. Hay demanda de talento y se puede coger todavía la ola de la industria 4.0. Todos los jóvenes, y los no tan jóvenes, se pueden enganchar a toda esta innovación. Porque la fábrica del siglo XXI es el smartphone, que está al alcance de toda la población, y pone en el mismo contexto de salida a cualquier persona en cualquier parte del mundo.

¿España dispone de talento suficientemente preparado o serán los robots quiénes asuman estos desafíos?

La tecnología facilita producir más, vivir mejor, trabajar menos y tener una mejor atención sanitaria y educación. Hace años se trabajaba 60 horas a la semana, ahora las jornadas son de 40 horas, y la tecnología y la robótica servirán para mejorar esto. Con la robotización de los procesos podemos plantearnos tener jornadas de 35 horas a la semana, ya que un robot sustituye la manipulación, aunque su programación requiere de tres meses. Vivimos una gran transformación y se debe hacer una lectura positiva, de la misma manera que ahora no necesitamos ascensoristas ni gente que lleve diligencias. Tenemos puestos de trabajo que hace años no existían, como el del community manager, y lo que es cierto es que dejaremos de hacer determinadas labores, los hogares serán unipersonales, la esperanza de vida será de más de 100 años, se vivirá en mega urbes y habrá que cuidar de las personas. El futuro es muy grande.

¿Cuántas horas trabaja usted?

Más de 40 horas en la oficina, además de viajes, pero la tecnología te permite integrar a tu demanda tu vida personal y la profesional. Pero también debería legislarse el derecho a la desconexión, por higiene y evolución de la productividad.

¿Qué retos tienen para los próximos años?

Seguir siendo la primera tecnológica. Para ello contamos con una inversión de 161.000 millones de dólares para los próximos tres años, con los que trabajaremos en el 5G, en biomedicina, en el internet de las cosas… Si inventas primero y lo capitalizas siempre tienes ventaja. El estrés es gigante.

Normas