Colombo, la antesala del paraíso cingalés

La capital de Sri Lanka es hoy una urbe vibrante y plena de vida

En el siglo XIX era conocida como la ciudad jardín de Oriente

Colombo
Edificio de la época colonial.

De naturaleza indómita, extremadamente fértil y con una biodiversidad apabullante, codiciada por árabes, portugueses, holandeses e ingleses, Sri Lanka, la antigua Ceilán, reúne todos los requisitos para ser considerada como un auténtico paraíso.

La puerta de entrada a ese vergel es su capital, Colombo, que, aunque no es el enclave más sugerente de la isla con forma de lágrima pero de gente alegre, merece la pena una visita. Esta ciudad de 750.000 habitantes, que en el siglo XIX era conocida como la ciudad jardín de Oriente, es hoy una urbe vibrante y plena de vida donde se mezclan la arquitectura moderna con edificios de la época colonial.

Mercado de frutas y verduras.
Mercado de frutas y verduras.

Para palpar el ritmo de la ciudad y realizar un primer contacto con el país, conviene acercarse al Galle Face Green. Este agradable paseo marítimo de Colombo, paralelo al océano Índico y flanqueado por palmeras, es un punto de actividad constante desde primera hora de la mañana; por la tarde, familias con niños que vuelan sus cometas y parejas que disfrutan de la brisa y de la oferta de comida de los puestos que se concentran en una explanada frente al mar... Al final del paseo hay una pequeña playa y, más allá, el faro desde donde disfrutar de los mejores atardeceres de la ciudad.

El viejo barrio de Pettah es el más interesante de la capital. Es un extenso bazar, con mucho bullicio, donde se pueden hacer las primeras compras o probar alguna delicia gastronómica típica de la isla. También acoge varios templos hindúes y mezquitas relevantes, como Jami-Ul-Alfar, construida en 1909, aunque pueda parecer más antigua. Su fachada de colores rojo y blanco la convierten en uno de los edificios más llamativos. Se puede visitar el patio y observar a los fieles rezando en las alfombras del templo. La población de Colombo, como en el resto del país, es multiétnica y profesa varias religiones, aunque la mayoría es budista.

Edificios modernos y de la época colonial.
Edificios modernos y de la época colonial.

En Pettah también se ven viejos edificios coloniales, como el Museo Holandés, del siglo XVII, o Wolvendaal, la iglesia protestante más antigua de Sri Lanka, otra muestra de la época de dominio holandés, destacable, sobre todo, por su ubicación en una pequeña colina desde la que se obtiene una bonita panorámica de la ciudad, con el puerto de Colombo y el fuerte en primer plano.

Gangaramaya, lleno de vida y estatuas policromadas de Buda, es el templo budista más importante. Muy cerca se encuentra el santuario y centro de meditación Sima Malaka, construido por el arquitecto cingalés Geoffrey Bawa, en medio de Beira, el gran lago que domina el centro de la ciudad. El arquitecto esrilanqués diseñó, en 1985, este pequeño templo de gran belleza que resalta sobre todo de noche, cuando se ilumina. Uno de los pabellones está lleno de estatuillas en bronce de Buda, el otro contiene cuatro imágenes de Brahma.

Monje budista comprando lotería.
Monje budista comprando lotería.

Bawa, fallecido en 2003, fue uno de los arquitectos más influyentes de su generación, principal representante del denominado modernismo tropical. Una muestra de ello es la Casa Bawa, que se puede visitar. A lo largo de 40 años el arquitecto renovó una serie de bungalós en la ciudad, convirtiéndolos en un único complejo que pasó a ser una de sus residencias. El resultado es una espléndida combinación de las dos tradiciones arquitectónicas en las que Bawa basó sus obras, el modernismo europeo y el diseño tradicional de Sri Lanka.

La historia de Ceilán está condensada en el Museo Nacional. Abierto en 1887, posee una colección de bronces de Polonnaruwa, la que fuera capital del poderoso reino cingalés entre los siglos XI y XII, mascaras de baile, coronas y tronos de los últimos reyes de Kandy, la capital religiosa de la isla, un museo para niños y una biblioteca con más de 4.000 manuscritos de hoja de palma, que son los documentos escritos más antiguos de Sri Lanka.

Imagen de la ciudad.
Imagen de la ciudad.

El Monumento a la Independencia es otro punto clave de la ciudad. Aquí se encuentra una reproducción de la sala de audiencias de un palacio real y fue construido para conmemorar la independencia, en 1948, del imperio británico.

Si queremos hacer una salida antes de adentrarnos de lleno en la isla, se puede hacer una excursión de ida y vuelta en el día hasta Kandy, el centro cultural y religioso, donde se encuentra el Templo del Sagrado Diente de Buda, una reliquia muy venerada. Otra salida muy interesante es a las terrazas de plantaciones de té cercanas a Nuwara Eliya.

Guía del viajero

Cómo llegar. No hay vuelos directos a Colombo desde España. Qatar Airways es la mejor opción desde Madrid y Barcelona con escalas en Doha.

Compras. Batiks, artesanía de madera, cobre, plata y oro, porcelana, el magnífico té de Ceilán y reproducciones de libros de hoja de palma son algunos de los artículos más típicos. Y si se busca algo más sofisticado, la ciudad cuenta con una creciente oferta de boutiques y centros comerciales.

Cenar y copas. El antiguo hospital holandés se ha transformado en un sitio de moda con restaurantes y bares.

Normas