La petroleras europeas escapan a la tendencia bajista y brillan en la Bolsa: estas son las claves

El sector energético se revaloriza un 15% en 2018

La banca y las automovilísticas, los más perjudicados

Petroleras europeas pulsa en la foto

Los obstáculos para la inversión en Bolsa aumentan día a día. La inestabilidad vivida por los mercados este verano son el mejor ejemplo de ello. A la incertidumbre que genera la guerra comercial se han sumado en los últimos meses el riesgo en los mercados emergentes. El resultado de todo esto es un balance negativo en las principales Bolsas europeas con el Dax alemán y el Ibex 35 liderando los descensos.

Aunque el panorama gris impera en la renta variable europea, es posible encontrar sectores en los que las compras ganan la partida. Seis de los 18 sectores que existen en el Euro Stoxx escapan a las pérdidas en lo que va año. “Está siendo un ejercicio mucho más complicado de lo que a priori parecía. En el inicio de 2018 el contexto económico y empresarial invitaban a pensar en un ejercicio de ganancias”, afirma Patricia García, analista de Macroyield.

Por encima de todos destaca el sector energético que acumula una revalorización del 15% desde el arranque del año. Esta industria está constituida, principalmente, por petroleras como Repsol, Total o Galp, cotizadas que se han visto impulsadas por la recuperación de los precios del crudo. De hecho, el oro negro vivió ayer una nueva jornada de ascensos después de que el ministro de Energía de Arabia Saudí señalara que está cómodo con el crudo por encima de los 80 dólares. Este nuevo impulso se convierte en el caldo de cultivo perfecto para la salida a Bolsa de Cepsa, prevista para finales de este año.

Juan José Fernández-Figares, director de Link Securities, afirma que la recuperación de los precios del crudo está contribuyendo no solo a los ascensos en Bolsa de las petroleras sino también a la revisión al alza de las expectativas de crecimiento de estas firmas. El experto apunta que en los próximos meses las sanciones de Irán y el derrumbe de la producción en Venezuela van a generar nuevas tensiones por el lado de la oferta, lo que terminará redundando en subidas adicionales del Brent (en el año se anota un 18%). “Es un sector que continúa conservando atractivo. Además, las compañías que lo integran continúan generando caja y pagan dividendos atractivos”, explica Figares.

Al energético le siguen las empresas de consumo no cíclico con un alza del 9,69%. Bajo este epígrafe se enmarcan cotizadas del lujo como Christian Dior, Hermes, Hugo Boss o LVHM, entre otras. Es decir, cotizadas de carácter defensivo que sirven de escudo en momentos de inestabilidad como el actual en el que junto a la guerra comercial y la volatilidad en los mercados emergente se suman las negociaciones para el brexit, unas conversaciones que el viernes tendrán un protagonismo especial en la reunión informal de los líderes de la UE. Hasta el momento, la salida de Reino Unido apenas ha generado ruido, pero los analistas, como los de UBS, señalan que podrán reactivar las tensiones a medida que se acerque marzo de 2019, momento en que se hará efectiva la escisión.

Los más castigados

La cara opuesta a estos negocios la representa la banca (-16,77%), el sector con peor desempeño en Bolsa, acompañado por las firmas de ocio y viaje (-16,3%) y las automovilísticas (-12,8%). Todas estos se caracterizan por integrar a cotizadas de corte cíclico o lo que es lo mismo compañías que se ven penalizadas en momentos de aversión al riesgo como el que impera en la actualidad.

Los bancos, ya de por sí muy sensibles al ruido y al incremento de las primas de riesgo, se han visto perjudicados por el contexto de guerra comercial y el retraso de la retirada de los estímulos por parte del BCE. Por si esto no fuera suficiente, desde Macroyield apuntan que en la evolución en Bolsa de las entidades ha pesado la elevada exposición a países emergentes, algo que tiene su principal exponente en las firmas españolas; la incertidumbre política de Italia que ha generado tensiones en el mercado de deuda provocando el incremento de las primas de riesgo periféricas así como los problemas que acechan a Deutsche Bank, que en lo que va de año se deja un 37,5% y continúa sin recuperar la confianza de los inversores.

El segundo sector más castigado es el que integra a las aerolíneas. Si las petroleras sacan brillo de la subida del crudo, firmas como Lufthansa o Ryanair ven cómo se incrementan sus costes, reduciendo el margen de beneficio a menos que trasladen las subidas del crudo al cliente final.

En la lista de negocios lastrados en Bolsa tampoco faltan las automovilísticas europeas como BMW, Volkswagen, Fiat o Renault. Estas firmas se sitúan en el ojo del huracán. Donald Trump ha amenazado en reiteradas ocasiones a las empresas de autos europeas con introducir aranceles a las importaciones, unas tarifas que lograron frenarse el pasado mes de julio en la reunión celebrada entre el presidente estadounidense y el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker.

Normas