La sicav de Ajram pierde inversores y patrimonio por los malos resultados

Registra unas pérdidas del 11% en dos años, frente a la subida del Ibex

El volumen de activos ha caído un 30% en pocos meses

Sicav Ajram
El deportista español Josef Ajram.

Dejarle el dinero a un gurú bursátil para que invierta no siempre es una buena idea. Y si no, que se lo digan a los particulares que decidieron confiar en el célebre ultramaratoniano Josef Ajram. La sicav que lanzó hace dos años ha registrado unos resultados mediocres: pierde un 12% en el periodo, frente a los buenos datos de rentabilidad de la mayoría de fondos comercializados en España. Aunque llegó a tener más de siete millones de euros de capital, en lo que va de año ha perdido casi un tercio de su patrimonio y de sus inversores. Muchos ya no se fían y se van.

Ajram se hizo célebre hace ocho años cuando empezó a aparecer en televisión explicando su visión de la crisis. Aunque no tiene una formación financiera específica, sus supuestos éxitos como day trader (inversor especializado en realizar operaciones de compraventa de acciones en el mismo día), le hicieron ganar fama. Su doble faceta, como deportista de élite que participaba en triathlones, carreras de montaña y pruebas Ironman (4 km a nado, 180 en bicicleta y 42 corriendo), y de implacable especulador financiero fueron un imán para muchos medios de comunicación.

El verdadero salto al ruedo lo dio en 2016, cuando se alió con la sociedad de valores Link Securities para lanzar su propio vehículo de inversión. Ya no se trataba de “decir” todo lo que había ganado en Bolsa, sino de demostrarlo en el día a día.

Al cierre de 2017, la sociedad de inversión de capital variable (sicav) llegó a contar con un patrimonio de 7,37 millones de euros, y con 733 acciones en circulación. Hoy tiene 5,1 millones de activos, y solo 517 acciones en circulación, según los datos reportados al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde cotiza este vehículo.

El estilo de inversión intradía

  • Estrategia. La forma de operar de Josef Ajram se basa en tomar posiciones de compra y venta de títulos a lo largo de la misma sesión bursátil. Es un estilo propio de los ‘traders’.
  • Posiciones cortas. Ajram Capital compra acciones, pero también toma posiciones bajistas, cuando quiere apostar porque un determinado título se va a depreciar. En ocasiones representa el 13% de la cartera.
  • Liquidez. Otra forma de jugar sobre el momento idóneo para comprar y vender es con las fluctuaciones de la liquidez. Si el gestor no observa oportunidades, puede hacer que la cartera tenga hasta un 70% de efectivo. Esto ocurrió, por ejemplo, justo antes de las últimas Elecciones Generales.

De acuerdo con el último informe de gestión correspondiente al pasado mes de agosto, Ajram Capital acumula unas pérdidas desde su arranque el 10 de mayo de 2016 del 11,97%. En este periodo de 28 meses, el Ibex 35 (índice al que pertenece la inmensa mayoría de compañías en las que invierte) ha registrado una revalorización del 7%. En el caso de los índices de pequeñas y medianas compañías españolas, la revalorización ha sido aún mayor.

El único año positivo fue 2016, cuando arrancó la sicav. Entonces, Ajram Capital logró rentar un 9,32%. Luego, las cosas empezaron a torcerse. El año pasado el vehículo cerró con una depreciación del 10,99% y entre enero y agosto de 2018 ha sumado una caída del 9,53%.

Al lanzar su sicav, Ajram aseguraba que tenía una experiencia de 17 años invirtiendo en mercados financieros, donde habría logrado una rentabilidad media anual del 15%. Aunque no hay forma de acreditarlo. “Vi que había mucha gente descontenta con su banco y que la gente quería invertir conmigo, por eso me animé a dar este paso”, explicaba entonces Ajram a este periódico.

Normas