_
_
_
_
_

Blackstone afianza su cetro como mayor propietario inmobiliario de España

Controla propiedades por 20.000 millones Está presente en el sector de vivienda, hoteles, oficinas y logístico

Stephen Schwarzmann, presidente de Blackstone.
Stephen Schwarzmann, presidente de Blackstone.Reuters

A Blackstone le gusta España. Y en concreto el mercado inmobiliario. La gestora de fondos ha apostado en los últimos años por grandes compras vinculadas al ladrillo en nuestro país, demostrando su enorme capacidad financiera para afrontar cualquier operación.

De hecho, el fondo ya se ha convertido en el principal propietario inmobiliario de España, en el que suma activos por más de 20.000 millones de euros, según una cifra recogida por Europa Press, por delante de socimis como Merlin (11.785 millones) y Colonial (11.190 millones).

El fondo ha visto en la operación de Testa una oportunidad, ya que algunos de los socios querían salir de la compañía, como es el caso claro de Merlin, y la disposición a vender de Santander y BBVA.

Más información
Blackstone culmina con éxito la opa sobre Hispania, aceptada por el 74,02% del capital
Blackstone se refuerza como el mayor fondo inmobiliario global
Blackstone aborda la compra de Testa y ofrece 1.895 millones

La adquisición del 50,01% de Testa Residencial a Merlin, BBVA y Santander por 948 millones de euros —una operación abierta todavía al resto de accionistas— se suma a la muy reciente compra de la socimi Hispania, una transacción valorada en más de 1.900 millones. De forma parecida a lo que ahora puede afrontar, primero pactó la adquisición del 16% del inversor George Soros, para luego lanzar una opa por el resto. En ese caso se hacía con 46 hoteles para sumarlo a una quincena que ya había adquirido a Sabadell y crear así el mayor propietario de habitaciones en España.

En julio adquirió a la socimi Lar España una cartera logística por 120 millones. Y recientemente se ha sabido, además, que Blackstone y Centerbridge se han asociado para hacer una oferta por la sede central de Santander en Boadilla del Monte (Madrid) por 3.000 millones, una puja que acababa en la medianoche de ayer.

En España, sin duda, la mayor operación de Blackstone fue la compra a Santander del 51% del negocio inmobiliario del Popular por 5.000 millones. Pero no es la única. Ya se hizo con la cartera vinculada al ladrillo de la extinta CatalunyaCaixa. El fondo creó la sociedad Anticipa Real Estate para gestionar esos activos tóxicos y parte de las casas adjudicadas las ha ido poniendo como vivienda en alquiler a través de varias socimis: Albirana y Torbel (pisos adquiridos a Sabadell), ambas cotizadas en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Además, una de sus primeras operaciones ha sido una de las más contestadas políticamente por los grupos de izquierda, cuando en 2014 adquirió por 130 millones alrededor de 1.800 viviendas de VPO al Ayuntamiento de Madrid, unas casas que actualmente se encuentran en la cartera de la socimi Fidere.

Blackstone entró en el ladrillo en España en 2014 buscando gangas tras la crisis, primero con las carteras bancarias. Pero la adquisición de Hispania o Testa van en otra dirección. Existe una enorme liquidez en el mercado que ha dado una gran capacidad de inversión a estos fondos. Ahora sondea oportunidades en las que invertir a través de sus fondos en inmobiliario como alternativa con una mayor rentabilidad que la deuda pública.

Esta firma de Nueva York, que tiene a Stephen Schwarzman como presidente y consejero delegado, es la mayor gestora de fondos inmobiliarios del mundo, con 119.400 millones de dólares en activos bajo gestión, según su informe de resultados del primer semestre del año.

Sobre la firma

Alfonso Simón Ruiz
Graduado en Economía y máster de Periodismo UAM / EL País. En Cinco Días desde 2007. Redactor especializado en información empresarial, especialmente sobre el mercado inmobiliario, operaciones urbanísticas y, también, sobre la industria farmacéutica y compañías sanitarias.

Más información

Archivado En

_
_