banco santander Ampliar foto

Santander traspasa a Blackstone la mitad del ladrillo del Popular

Crearán una sociedad conjunta con un valor contable de 30.000 millones

Santander recibirá cerca de 5.000 millones por la operación

Banco Santander ha alcanzado un acuerdo para desprenderse de gran parte del ladrillo de Banco Popular. En un hecho relevante enviado a la CNMV, la entidad informó este martes de que ha llegado a un acuerdo con el fondo estadounidense Blackstone para transferirle el 51% del negocio inmobiliario de Popular, integrado por la cartera de inmuebles adjudicados, créditos dudosos procedentes del sector inmobiliario y otros activos relacionados con esta actividad.

La operación, tal y como avanzó CincoDías, se realiza con la creación de una sociedad controlada por el fondo y que permita a Santander liberarse de la carga tras la compra de la entidad.

Concretamente, el cierre de la operación conllevará la creación de una sociedad a la que Banco Popular traspasará el negocio constituido por los activos señalados (con un valor bruto contable agregado de unos 30.000 millones de euros), al que se sumará también el 100% del capital de Aliseda, la gestora inmobiliaria de Popular. Santander destaca que la valoración atribuida a los activos en España (inmuebles, créditos, y activos fiscales, sin incluir Aliseda) “es de, aproximadamente 10.000 millones de euros y queda sujeta a su determinación final en función del volumen de activos remanente a la fecha del cierre y de la integración de Aliseda”. Santander había decidido previamente comprar el 51% de Aliseda que no controlaba por 180 millones.

La nueva sociedad conjunta (en la que Santander tendrá el 49% y Blackstone el 51% restante) pasará a convertirse en la segunda mayor inmobiliaria del país, solo superada por Sareb. Se trata también de la mayor operación de venta inmobiliaria de España y una de las mayores de Europa, según fuentes de Banco Santander.

Se trata de la mayor operación de venta inmobiliaria de España y una de las más grandes de Europa

Santander recibirá alrededor de 5.000 millones de euros por la operación, precio que corresponde al al 51% del valor de esta cartera tras las provisiones que ha realizado por el 61% de su importe. La gestión de los activos de la sociedad será realizada por Blackstone, al que corresponde la mayoría del capital.

La operación implica para Popular y Santander la desconsolidación de sus balances de esos activos y se estima que tendrá un impacto positivo de 12 puntos básicos en la ratio CET 1 de Banco Santander. A ello se suma la recuperación de 5 puntos básicos que se habrían consumido como resultado de la compra del 51% de Aliseda por Banco Popular, según informó este martes la entidad a la CNMV.

La formalización del acuerdo se conoció por la tarde justo después de que Bruselas autorizara formalmente la operación de compra de Popular, efectuada el pasado 7 de junio. No obstante, se espera cerrar la operación “en el primer trimestre de 2018, una vez obtenidas las autorizaciones regulatorias pertinentes y cumplidas las restantes condiciones usuales en este tipo de transacciones a que está sometida la operación”, indica Santander en el comunicado.

En los últimos resultados semestrales de Santander (los primeros tras la compra de Popular), la entidad presidida por Ana Botín reconoció que Popular anunciará en el mes de septiembre unas pérdidas por valor de 12.000 millones de euros.

Se trata de 7.200 millones de euros, destinados a sanear sus ajustes patrimoniales, 4.300 millones ajustados en concepto de deducciones de capital (fondo de comercio, intangibles y créditos fiscales) y otros 700 millones derivados de la acción comercial para compensar a los accionistas de Popular.

El 42% de los activos es suelo

La distribución de los activos inmobiliarios de la nueva sociedad que se creará, cuyo valor bruto contable es de 30.000 millones de euros es la siguiente: el 42% (12.600 millones de euros) corresponde a distintos tipos de suelo. Otro 27% (8.000 millones de euros) corresponde a activos residenciales. El resto, hasta los 30.000 millones se distribuyen (ver gráfico) entre activos ligados a comercio, industria, hoteles, otros y activos sin garantías reales.

El presidente de Santander España, Rodrigo Echenique, declaró que “están muy satisfechos” con el acuerdo con Blackstone, que resultó elegido al plantear la mejor oferta, tanto en términos económicos como en lo relativo al plan estratégico para gestionar el negocio, informa Efe.

Normas
Entra en EL PAÍS