El cambio de tendencia del euríbor pone fin a las rebajas de las hipotecas

El repunte de agosto encarecerá los préstamos con revisión semestral

Los expertos prevén una subida lenta hasta volver a positivo en 2019

Euríbor pulsa en la foto

Las rebajas en las cuotas de las hipotecas a tipo variable tocan a su fin. Después de años en los que el euríbor ha sido un aliado para el bolsillo de los hipotecados, al bajar progresivamente hasta mínimos históricos en niveles negativos, parece que el cambio de tendencia iniciado el pasado marzo ha venido para quedarse y ya empieza a tener su impacto en los préstamos hipotecarios.

El repunte del euríbor a 12 meses registrado en agosto respecto al mes anterior (hasta el -0,169% frente al -0,180% de julio, la subida más brusca desde hace cuatro años) ha hecho saltar las alarmas porque acarrea que, por primera vez en mucho tiempo, se encarecerán las hipotecas con revisión semestral, dado que la media de agosto es 0,022 puntos superior a la de febrero, cuando marcó su mínimo histórico en el -0,191%. En todo caso, el incremento será mínimo, de apenas 1,5 euros al mes, o 18 euros anuales, para una hipoteca media de 150.000 euros a 24 años con un diferencial del 1% sobre el euríbor.

Pero, de continuar con las alzas, el euríbor también podría marcar en septiembre el primer aumento interanual desde la primavera de 2014. De momento, todo apunta a que será así porque la tasa media provisional se sitúa en el -0,166%, frente al -0,168% del mismo mes del año anterior.

De confirmarse la media provisional de septiembre, el índice marcaría el primer aumento interanual desde la primavera del año 2014

Las recientes subidas del euríbor, después de más de un lustro de descensos casi ininterrumpidos, responden a la normalización monetaria que ha emprendido el Banco Central Europeo (BCE) y a la expectativa de que revisará al alza los tipos de interés desde el 0% actual en 2019. “A partir de ahora, el BCE volverá a ser un elemento clave del euríbor. Cuanto más cerca esté una subida de tipos, más movimientos al alza realizará el indicador, anticipándose a ese potencial movimiento”, sostiene Rodrigo García, analista de XTB. Y Antonio Sales, también de la firma, explica que el movimiento de agosto “es consecuencia de los relevantes incrementos en la demanda de créditos a lo largo de los últimos meses”. Por su parte, Francisco Sainz, de Imantia, apunta que “obedece a la expectativa de menor liquidez en el sistema con el fin del programa de compras”.

Subida lenta

Los expertos ya venían advirtiendo de que el euríbor cortaría su racha bajista a medida que el tapering fuera materializándose. “No olvidemos que un euríbor negativo significa que un banco paga a otro por prestarle sus excedentes de euros, algo que a priori parecía impensable hace unos años, pero que ha sido posible debido a los programas de expansión cuantitativa del BCE, que han generado un exceso de liquidez y han empujado los tipos de interés entre bancos a mínimos”, señala Victoria Torre, de Self Bank.

Los analistas coinciden en que el incremento del euríbor a 12 meses será lento y progresivo en los próximos meses y, de acuerdo con Sainz, “el cambio más significativo se producirá cuando haya subidas de los tipos de interés”. En su opinión, “si la inflación europea va repuntando en línea con el ciclo de crecimiento económico, la subida de tipos podría ser en la segunda parte de 2019.” Así, de cara a finales de 2018, no espera grandes variaciones en el euríbor, mientras que ya pasaría a terreno positivo el año que viene. Según Sales, es probable “un ligero incremento en el euríbor sin ninguna oscilación extraordinaria hasta finalizar 2018 en torno al -0,0155%”.

La última previsión del departamento de análisis de Bankinter es algo menos moderada, dado que anticipa que el euríbor a 12 meses rondará el -0,124% hasta el cierre de 2018. En 2019, el pronóstico es que el índice se situará entre un mínimo del 0% y un máximo del 0,40%, con un escenario central del 0,18%. A juicio de la entidad, “el BCE podría realizar un primer movimiento con el tipo de depósito en la segunda mitad de 2019, aumentándo­lo desde el -0,4% actual hasta el 0%”. En cuanto al tipo de referencia, ve posible una leve alza hacia finales de 2019 hasta el 0,25%, coincidiendo con el fin del mandato de Draghi al frente del BCE (en octubre de 2019).

Pese a la subida de agosto, el euríbor a 12 meses acumula 31 meses en negativo. Marcó su máximo histórico a mediados de 2008 en el 5,3% y bajó del umbral del 0% por primera vez en febrero de 2016. “Los hipotecados que firmaron un préstamo a tipo de interés variable, sobre todo los que compraron en la cima de la burbuja inmobiliaria con el euríbor muy alto y diferenciales muy bajos (incluso por debajo del 0,20%), han sido los grandes beneficiados, afirma Victoria Torre.

Tipo fijo o variable

Diferenciales baratos. Algunas entidades financieras han rebajado recientemente los diferenciales añadidos al euríbor en sus hipotecas variables. Los más bajos los ofrecen BBVA, ING o Liberbank, del 0,89%, aunque aplican un tipo fijo inicial durante mínimo el primer año.

Cuota estable. La demanda de hipotecas fijas ha crecido notablemente (ronda el 38%, frente al 7,4% del total que suponían en 2015) porque las entidades han potenciado su comercialización y el cliente busca estabilidad, seguridad y certidumbre ante los movimientos del euríbor.

Desde el 2% TAE. Los tipos fijos oscilan entre el 2% TAE y el 4% TAE, con plazos desde los 5 hasta los 30 años.

Elección. Elegir fijo o variable tiene mucho que ver con tus expectativas y con el riesgo que el cliente quiera asumir.

Normas