Malcolm Wilson: “Para trabajar con Inditex necesitas su rapidez y cultura de trabajo”

XPO es la principal compañía logística de EE UU y una de las más importantes de Europa, donde factura casi 6.000 millones

Trabaja con Inditex en comercio electrónico: dará servicio a todas sus marcas desde un gran almacen en Guadalajara

Malcolm Wilson, consejero delegado de XPO Logistics en Europa.
Malcolm Wilson, consejero delegado de XPO Logistics en Europa.

La esperada explosión del comercio electrónico ha cambiado de arriba a abajo la operativa de las compañías logísticas. Hoy, gran parte de su negocio procede de gestionar todos los pedidos que se realizan por internet, lo cual les exige grandes dosis de agilidad y precisión, además de unos niveles de inversión continua para adaptarse a las necesidades de sus clientes, ya sean empresariales o particulares.

En esa situación se encuentra XPO Logistics, la primera de su sector en EE UU y una de las principales que operan en Europa. Solo en el primer semestre del año aumentó sus ingresos un 17%, por encima de los 7.400 millones, y en 2017 generó más de 6.000 en suelo europeo. Entre sus clientes se encuentran algunas de los principales compañías del comercio mundial, como Inditex, Amazon o la británica Asos. El responsable de la compañía en el Viejo Continente es Malcolm Wilson, quien habla de los cambios que se suceden en su sector y de cómo es trabajar con gigantes empresariales de ese calibre.

Crecieron de forma sólida en 2017 y también en el primer semestre de este año. ¿Es un buen momento para las empresas logísticas?

Es cierto que la compañía evoluciona muy bien. Nuestro negocio está segmentado en transporte y logística. El primero continúa con un crecimiento muy bueno, pero lo más importante es que estamos expandiendo el negocio. En los últimos meses hemos introducido un nuevo servicio de última milla, es decir, la entrega final, algo en lo que somos los números uno en EE UU. Contamos con una tecnología que estamos trayendo a Europa, y España se está convirtiendo en uno de los países donde más rápido crece este servicio. En cuanto a la gestión logística, continúa con un fuerte crecimiento. En España estamos creando unos 1.000 empleos, algo que es muy bueno. Es nuestro cuarto país más importante. El 60% de nuestro negocio viene de Norteamérica. Después, Europa es muy importante, y dentro de ella, Francia, Reino Unido y España son nuestros mercados más importantes.

En España crecen a un ritmo que dobla al de Francia. ¿Es debido a la menor madurez del comercio electrónico?

Al trabajar en toda Europa, podemos ver con claridad en qué países el e-commerce se abraza más que en otros, donde siguen teniendo más reservas. España está en la primera categoría. Hay una gran demanda y deseo por el comercio electrónico, y ha sido uno de los motores de crecimiento para XPO en Europa, donde el comercio electrónico representa el 30% de nuestros ingresos. Es un negocio que crece y que encaja con nuestro servicio de última milla.

España es nuestro cuarto país más importante. Aquí el comercio electrónico se ha adoptado de forma muy natura

¿Cómo ha cambiado el comercio electrónico a las compañías logísticas?

Ha cambiado mucho nuestras dinámicas. Te obliga a ser mucho más flexible, sobre todo en el almacén. El tiempo para preparar pedidos cambia mucho de un almacén dedicado al comercio electrónico a otro de entrega tradicional a tienda. En este último tienes un poco más de tiempo, y la diferencia es que el pedido llega a la tienda, no al cliente final. En el almacén de e-commerce siempre tenemos que tener en cuenta que quien va a recibir el pedido es alguien como usted o yo. Cuando recibes pedidos de Inditex o Asos, lo recibes de su cliente final. Es un cambio de chip obligatorio.

¿Qué más consecuencias les ha traído?

Ha afectado a la propia configuración de los almacenes. Estamos gestionando una gran cantidad de productos en muy poco tiempo y con una temporalidad concreta. En vacaciones vemos un gran alza de pedidos porque estamos en casa. Eso nos obliga a desplegar una automatización de procesos y equipamientos para que puedan mover el producto de forma más rápida. Tenemos que encontrar un buen balance entre el número de trabajadores, que siguen siendo necesarios, y el grado de tecnología que pueda ayudar a reducir el tiempo que lleva recibir el pedido, gestionarlo recibirlo y entregarlo al transportista. Estamos invirtiendo 450 millones en EE UU enfocados en cuatro áreas: automatización y robótica; big data, para entender los patrones y poder predecir pedidos y adaptar nuestros recursos; proporcionar información a nuestro cliente de forma directa y en tiempo real; y la última milla.

¿Es la gestión de esa última milla el gran reto para el comercio electrónico?

Para mí es la mayor oportunidad. En Europa, la última milla está operada por muchos transportistas pequeños, no por un grande como pueda ser XPO. Hay una gran oportunidad para los retailers de diferenciarse de sus rivales asociándose con empresas de alcance multinacional. No se trata solo de rapidez, sino de encontrar el espacio de tiempo disponible para que el cliente reciba su pedido. Quizá no lo quiere mañana mismo. Ahora el cliente quiere tener el pedido en el momento que pueda recibirlo.

Hay empresas que recurren a empresas como la suya para su estrategia logística en e-commerce, y otras que prefieren gestionarlo de primera mano. ¿Se puede dar respuesta yendo en solitario?

Trabajamos con clientes que podrían hacerlo por sí mismos, pero prefieren trabajar con un socio porque somos ágiles y tenemos toda la tecnología preparada para hacer la implementación. Podemos levantar un almacén en apenas unos meses, y para nosotros es lo normal. Los clientes necesitan un socio que sea capaz de moverse a la misma velocidad que ellos. A veces son nuevos en el e-commerce y no lo conocen tan bien, y otras prefieren un socio por mayor comodidad.

Uno de sus grandes clientes es Inditex. Van a trabajar para ella en el almacén que XPO está levantando en Marchamalo (Guadalajara), gestionando los pedidos online de sus marcas. ¿Cómo es trabajar para una empresa como esta?

Es una compañía única. Nos obliga a estar seguros de que nuestros equipos trabajan con la misma cultura y con la misma rapidez que ellos. Lo hacemos con todos los clientes, pero Inditex se mueve muy rápido, pero tenemos muchos que también lo son. Para nosotros, a medida que trabajamos más en la dinámica del e-commerce, es más normal trabajar en ese ritmo. Inditex trabaja con nosotros porque somos capaces de trabajar como ellos lo hacen.

Otro ejemplo es Amazon, que tiene su propio servicio de entrega...

Es un buen cliente nuestro, aunque con ellos trabajamos en entregas de grandes dimensiones. Es un ejemplo de empresa que hace los procesos logísticos por su cuenta pero también recurre a socios. No creo que su estrategia de reparto afecte a XPO.

También se han aliado con Nestlé, con quienes trabajan en un almacén digitalizado. ¿El ser humano llegará a ser prescindible?

No, va a seguir siendo necesario. Es un buen acuerdo con Nestlé, lo llamamos el almacén digital del futuro, un laboratorio en el que hemos introducido mucha tecnología. Por ejemplo, la temperatura está controlada en sus diferentes espacios y en sus procesos. También desarrollamos una nueva tecnología robótica, como un dron que hace el inventario por la noche... Será un almacén con una gran inversión, pero somos felices haciendo inversiones así.

Normas