Río Lobos, un cañón esotérico y enigmático

La magia del lugar gira en torno al meandro que forma el cauce

Es el hábitat de decenas de especies de animales y plantas

Río Lobos
Ermita de San Bartolomé.
Hontoria del Pinar

Es uno de esos lugares que transmiten algo especial. En la frontera entre las provincias de Burgos y Soria, el cañón del río Lobos reú­ne encantos naturales y arquitectónicos y elementos esotéricos más que suficientes que le convierten en un paraje privilegiado.

La magia del lugar gira en torno al meandro que forma el río y en cuyo epicentro se encuentra la ermita de San Bartolomé de Ucero, el antiguo templo del monasterio templario de San Juan de Otero. Parece que quienes construyeron esta iglesia tenían muy claro dónde ubicarla: equidistante, con un mínimo margen de error, de los límites al este y al oeste de la Península Ibérica; es decir, de los cabos de Creus, el punto más oriental, y Finisterre, el fin de la tierra, un imán que ha atraído a viajeros de tierras lejanas desde la más remota antigüedad y que sigue ejerciendo una atracción especial sobre los peregrinos del Camino de Santiago, que no dan por finalizado su recorrido hasta alcanzar el cabo.

Más allá de la historia y de las leyendas destaca su espectacular naturaleza

Algunos estudiosos dicen que la línea entre el punto de ubicación de San Bartolomé con otras obras templarias del territorio español forma una cruz de Malta, el símbolo de la orden. Las claves esotéricas están muy presentes en esta ermita, considerada una obra cumbre del simbolismo templario.

En cualquier caso, el cañón fue un paso utilizado en la ruta a Santiago que enlazaba con el camino francés y, probablemente, lo especial del lugar propició que los monjes guerreros del Temple se establecieran aquí.

Entre Soria y Burgos

Entrada a la Cueva Grande.
Entrada a la Cueva Grande.

El cañón del río Lobos se sitúa en las sierras que separan las estribaciones de la cordillera Ibérica y la alta meseta del Duero, y recorre más de 25 kilómetros por las provincias de Burgos y Soria. Comienza en el municipio burgalés de Hontoria del Pinar y se extiende hasta el municipio soriano de Ucero, muy cerca de los picos de Urbión y las lagunas negras. Una tercera parte de su territorio se encuentra en la provincia de Burgos y las dos terceras partes en Soria.

El acceso al cañón es libre, no hay puertas ni vallas. En época de lluvias, en particular en los meses de marzo y abril, algunos tramos pueden estar intransitables.

El cañón ofrece múltiples excursiones y rutas que pueden ocupar varias horas o días, pero la visita a San Bartolomé es ineludible. Se trata de un camino sencillo que se puede realizar en un par de horas. La ermita, situada en el lado soriano, junto a la impresionante entrada a la Cueva Grande, en cuyo interior se pueden observar pinturas rupestres, es un bello ejemplar del románico del siglo XIII.

Los romanos también dejaron su huella en la zona: el puente y la calzada de Hontoria o el canal de Ucero, que abastecía de agua a la ciudad celtibero-romana de Uxama (la actual Burgo de Osma).
Pero más allá de historia, magia, leyendas y esoterismo está la naturaleza del lugar. Esta frontera natural entre Burgos y Soria es el hábitat de decenas de animales y plantas: águilas reales, buitres leonados, corzos, jabalíes, ardillas, nutrias, tejones, gatos monteses... Y es un paisaje espectacular por su relieve, un espacio que se extiende a lo largo de un profundo cañón de escarpadas paredes, con bosques de pinos y de sabinas.

Itinerarios

La mejor manera de conocer los encantos del cañón de río Lobos es hacer senderismo. El parque natural tiene tres puntos de entrada por carretera: desde Hontoria del Pinar (Burgos) se accede a la parte alta; en el puente de los Siete Ojos (en la carretera de San Leonardo a Santa María de las Hoyas, en Soria) se llega al río Lobos, a mitad de su recorrido; y, por último, en las inmediaciones de Ucero (Soria) se entra a la parte baja, con los paisajes más espectaculares. 

Hay diferentes rutas, pero son cuatro las recomendadas: la senda del Río es un itinerario lineal de un extremo al otro, 25 kilómetros que separan el puente romano de Hontoria del Pinar, en Burgos, del puente del río Ucero a la salida del cañón, en Soria.

La senda del Castillo es un recorrido circular que discurre en torno al tramo alto del río Ucero. El mayor atractivo de la vía de las Gullurías es el mirador del mismo nombre, desde donde se aprecia un escenario bellísimo de sierras, oteros y montañas.

Finalmente, en Hontoria del Pinar (Burgos), el río Lobos inicia su travesía en un angosto valle, en una zona más primitiva, menos transitada, pero igualmente recomendable.

Normas