Las expectativas de tipos más altos e Italia impulsan al Ibex: avanza un 1,56%

El apoyo del Gobierno italiano al euro dispara el Mib un 3,42%

La banca lidera los ascensos en Europa con un alza del 2,83%

Ibex estímulos BCE Ampliar foto

Los inversores se afanan por olvidar el mal trago de la reunión del G7, que concluyó sin acuerdo y con el fantasma de un recrudecimiento de la guerra comercial, y dirigen la mirada a los bancos centrales. La Reserva Federal y el BCE se convierten en los principales catalizadores y. aunque de momento todo son suposiciones, el mercado deja ver su cara más amable.

IBEX 35 9.000,80 0,86%
EUR x USD 1,1589 0,078%

Después de la tormenta que trajo consigo la inestabilidad política de Italia, el optimismo recobra fuerza con la banca liderando los ascensos. El Ibex 35 deja atrás la corrección del viernes –sesión en la que los nervios del G7 propiciaron la toma de beneficios– y suma un 1,56%. Con este ascenso el selectivo español se queda a tan solo 98 puntos de retomar los niveles previos al anuncio de la moción de censura.

Las subidas se vieron favorecidas por varios factores. El primero de ellos sitúa al BCE en la diana. Desde que el miércoles de la semana pasada el economista jefe de la institución, Peter Praet, afirmara que en la cita de este jueves se discutirá el fin del programa de compra de activos, los inversores han empezado a poner en precio la retirada de los estímulos y se adelantan ya a una era de tipos más altos. Eso sí, los analistas recuerdan que aunque el consejo de gobierno decida acabar con el Quantitative Easing en septiembre (algunos abogan por una extensión hasta final de año), el precio del dinero continuará en los niveles actuales hasta como pronto mediados de 2019.

A las esperanzas depositadas en el BCE se suma el impulso dado por Italia. Si hace unas semanas el país transalpino se convertía en el lastre de los mercados de la periferia ayer dio oxígeno a los inversores. A lo largo del fin de semana el nuevo Gobierno afirmó su compromiso con el euro y señaló que trabajará para reducir la deuda, actualmente en el 132% del PIB. Esta última idea es puesta en cuestión por muchas casas de análisis después de conocerse el plan del Ejecutivo que incluye una rebaja de impuestos y revocar el incremento de la edad de jubilación. No obstante, ayer decidieron obviar esta último idea y se quedaron con que no habrá salida de Italia de la zona euro. El resultado fue un ascenso del 3,42% para el Mib italiano, la mayor subida desde el 24 de abril de 2017.

Con todo esto los ascensos de la Bolsa española estuvieron liderados por Indra (4,5%), Bankinter (3,75%), Sabadell (3,25%), CaixaBank (2,99%), Santander (2,82%) y Bankia (2,56%). En el lado opuesto se situaron Técnicas Reunidas (-1,6%), Acciona (-0,86%), Mediaset (-0,81%) y Aena (-0,41%). Los inversores empiezan a especular con la posibilidad de que el Gobierno de Sánchez rebaje el dividendo de 6,5 euros por acción anunciado por el gestor de aeropuertuario.

El otro factor que contribuye al optimismo es la reunión que celebran EE UU y Corea del Norte. Aunque no se esperan grandes avances, el simple hecho de que ambos países se sienten a dialogar supone acabar con 70 años de tensión. Esto ayuda, además, a quitar hierro a la cumbre del G7 que finalizó que no logró convencer a EE UU de los efectos negativos de una guerra comercial. Ahora los inversores empiezan a poner en precio la puesta en marcha de aranceles a las automovilísticas, lo que justifica la caída del sector en Europa, que aunque reducida, impidió a la industria sumarse a las subidas generalizadas.

La lista de citas a vigilar la completa la Fed, que este martes inicia la reunión de dos días, al término de la cual se espera que Jerome Powell anuncie la segunda subida de tipos de 2018.

El mercado se muestra inquieto y no saben si será en junio o en julio cuando el BCE anuncie el final del programa de compra de deuda, pero está claro que tarde o temprano Mario Draghi acabará con la estrategia estrella que ha permitido aliviar las tensiones de deuda en la zona euro e impulsar el crecimiento. Con vistas a esto los inversores empiezan a jugar sus cartas y según una encuesta elaborada por Bank of America Merrill Lynch las posiciones cortas sobre la deuda reaparecen por primera vez desde septiembre de 2011.

En el mercado secundario de deuda, la rentabilidad del bono español a diez años concluyó ayer en el 1,45%, en línea con el cierre del viernes. El bono italiano al mismo plazo baja del 3,13% al 2,85%. La prima de riesgo española, por su parte, bajó nueve puntos básicos, hasta los 91, mientras la italiana cayó 33, hasta los 232 puntos básicos.

Las expectativas de que el BCE ponga fin a las medidas de estímulo monetaria en el corto plazo sitúa al euro al borde de los 1,18 dólares.

Normas